Veritas Online

Entorno

Caso Guatemala

Caso Guatemala
abril 28
11:46 2017

Como parte de la experiencia que he vivido en Guatemala, respecto al auge de la corrupción, doy mi testimonio como invitado y Profesional de la Contaduría Pública y Auditoría, donde les comparto las vivencias en las que lamentablemente se han visto envueltos los profesionales de la Contaduría Pública y Auditoría (CPA) en Guatemala, mi país.

Es de tomar en cuenta que la corrupción no tiene fronteras, en el principal caso que se detalla al pie de esta pequeña introducción, hubo más de un CPA que se vio involucrado en estos casos de defraudación tributaria, principalmente por la creación en Guatemala de empresas de cartón, es decir, instituciones de papel que no cuentan con un patrimonio real, pero que fueron utilizadas para desviar fondos estatales.

Tomando en cuenta que México, al igual que Guatemala, tienen mucha similitud en sus estructuras gubernamentales, las cuales están coaptadas por el crimen organizado, hacen vulnerables a los CPA, principalmente a aquellos profesionales que practican auditorías en las diferentes entidades públicas, sean centralizadas o descentralizadas, puesto que pudieran ser objeto de presiones y amenazas si estos realizan su trabajo de forma ética.  Asimismo, lo anterior va de la mano por los diversos programas sociales y clientelares que no hacen más que crear más pobreza en la población y el nacimiento de nuevos ricos del gobierno.

Es importante destacar que todo CPA, debe conocer a su cliente, ello es muy importante, pues, por ejemplo en Guatemala existe la Ley de Lavado de Dinero y Otros Activos, donde se estipula que las personas están obligadas a informar acerca de cualquier operación, o sucesos que den lugar a sospecha o duda, y de no contar con un origen lícito de los recursos financieros con que cuenta la entidad a auditar.

EL DESPERTAR DE LA SOCIEDAD CIVIL GUATEMALTECA

Desde décadas atrás se rumoraba que el país no progresaba a causa de diferentes flagelos, donde los índices de inflación se disparaban año con año, mientras que la pobreza y el desempleo continuaban en auge. En el año 2011 tomo posesión el nuevo gobierno, cuyo binomio presidencial en su campaña proselitista, prometió: “Mano dura a la delincuencia y terminar con la corrupción”.

Para en el 2015 se observó que lo anterior quedó en promesas de campaña. Uno de los sectores más afectados fue el de la salud, pues los centros hospitalarios colapsaron y el Estado no contaba con fondos para cubrir necesidades básicas de la población como el cubrir gastos en las medicinas y falta de dinero para pagarles a los médicos. Asimismo, la Red Vial se convirtió en un desastre, puesto que en el área de oncología del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), los servicios de nefrología, ocasionando daños irreparables a los enfermos renales. Mientras que a los sectores de medios de comunicación, sociedad civil y comunidad internacional, percibían un incremento en el tema de la Corrupción.

El tiempo en el poder fue transcurriendo sin avance alguno, y a inicios del año 2015 estaba por concluir el Mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), y tanto la Comunidad Internacional que apoyaba la continuidad de esta institución en el país, así como la Sociedad Civil Guatemalteca, exigían su continuidad, pero el entonces Presidente de la República, General Otto Pérez Molina, dio a entender que solicitaría un informe técnico para determinar si autorizaba o no la prórroga, esta posición gubernamental creó descontento en todo el país; sin embargo, lo peor estaba por venir,  puesto que la CICIG y Ministerio Público (MP) habían avanzado en varias investigaciones en casos de corrupción.

EL CASO QUE ORIGINÓ EL DESPERTAR GUATEMALTECO

Fue una mañana de un jueves del 16 de abril de 2015, desde ese día y muchos jueves más se denominarían “JUEVES DE CICIG”. Cada jueves de las próximas semanas habría allanamientos y capturas a todo nivel. En ese día fueron capturados altos funcionarios de la máxima entidad fiscalizadora del país, mandos medios y subalternos que laboraban en esa fecha y algunos que les presidieron en años anteriores.  Lo que tomó por sorpresa a todos es que pendía una orden de captura al Secretario Privado de la Vicepresidencia.

Algo nuevo estaba sucediendo en el país, la investigación hasta ese momento tocó a los más altos funcionarios cercanos al Presidente y Vicepresidente de la República como nunca antes, ello motivó a que todos los sábados, a partir del 17 de abril de 2015, la Sociedad Civil se volcará a la Plaza Central de Guatemala —como decir en el Zócalo de la Ciudad de México— llegando a reunirse el 25 de abril más de 50,000 personas, pero todo esto no hubiera sido posible sin haber tenido entes investigadores sin compromisos con el gobierno de turno. No obstante, un factor que fue fundamental para lograr lo que estaba sucediendo y por venir, fueron las “Redes Sociales”, mismas que convocaron bajo las etiquetas #RenunciaYa o #JusticiaYa, esto no había sucedido por lo menos en los últimos 50 años. Algo importante fue que aquella y otras manifestaciones fueron pacíficas, pues no hubo violencia de parte de los elementos de seguridad del Estado ni daño a la propiedad privada por los manifestantes, inclusive después de los meetings, los mismos manifestantes colocaron la basura en bolsas plásticas.

OTROS CASOS

El caso anterior solo fue la punta del iceberg, pues el primer colaborador eficaz del caso dijo todo lo que sabía, y fue quien dio a conocer cómo operaron, crearon las empresas y mecanismos fraudulentos para cometer los ilícitos, pero eso solo era un pequeño porcentaje de lo que en realidad se darían a conocer más adelante, ya que en octubre del 2015 se entregó a las autoridades al Secretario Privado, quien estaba prófugo, al tiempo que la Vicepresidenta estaba detenida y el Presidente perdió la inmunidad y terminó igual.

Por la misma información que poseía dicho colaborador eficaz se han venido descubriendo otros casos de corrupción que han involucrado a diferentes Ministerios de Gobierno, al punto que los principales ministros, secretarios, gerentes, diputados, jueces y otros altos funcionarios del Gobierno, en ese momento, estaban en proceso de investigación esperando su juicio. Además, las autoridades investigadoras indican que hay otros casos que se encuentran bajo reserva, los cuales serán dados a conocer en el año 2017.

Para que Guatemala llegará a este punto necesitó del compromiso de los diferentes sectores que conforman la sociedad civil, de lo contrario todo esfuerzo hubiera sido en vano, y no habría esperanza de ver un país mejor. Es sabido que falta mucho por hacer, pero para velar por el mejor aprovechamiento y retribución de los impuestos es necesario contar con una permanente fiscalización al Gobierno por parte de toda la sociedad guatemalteca.

Dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse; se puede decir que los entes investigadores ya cumplieron, ahora viene el turno o prueba de fuego para el órgano que imparte justicia, es decir, el papel que jugarán los jueces. Cabe decir que en Guatemala se vive una tensa calma, pero el camino no es fácil, pues estos acontecimientos desgastaron al país y solo el futuro indicará si de algo sirvió el DESPERTAR de abril de 2015.

C.P.C. Jacobo Toledo Contreras

Instituto Guatemalteco de Contadores Públicos y Auditores

toledojacobo@gmail.com

Related Articles

1 Comment

  1. Byquiroa
    Byquiroa mayo 07, 05:38

    Lo sobresaliente es que se pudo determinar la similitud de los dos países en la situación de la corrupción

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: