Veritas Online

Gobierno Corporativo

Beneficios, gobierno corporativo en las empresas

Beneficios, gobierno corporativo en las empresas
julio 01
2019

Mejorar los procesos de gestión hasta reestructurar las funciones de la junta directiva y sus comités, medidas básicas para construir una compañía de buenas prácticas, transparente y confiable

Vivimos en una época de cambios interesantes para la economía global, el mundo de los negocios y las economías emergentes, en el que México destaca por ser un país atractivo para realizar negocios y con apertura favorable a los mercados en el futuro.

La conexión de las economías globales, la innovación tecnológica y la competencia constituyen un desafío para cualquier institución, pues la mayoría de las organizaciones están apegadas a la estructura de un gobierno corporativo. De ahí la importancia de denotar que, tanto las instituciones gubernamentales como las del sector privado tienen la oportunidad concreta para consolidar su estructura organizacional, que se logra a través de un gobierno corporativo. Entonces surge una pregunta: ¿qué beneficios tiene implementar un gobierno corporativo?

DESARROLLO

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) define al gobierno corporativo como el conjunto de normas y prácticas que dan estructura a las instituciones, transparencia a todas sus partes relacionadas, tales como accionistas, clientes, trabajadores y comunidad. Además, menciona que su objetivo se basa en erradicar las prácticas deshonestas, como los malos manejos del Consejo de Administración, eliminar cualquier conflicto de intereses y disminuir los riesgos latentes que pudieran afectar de manera significativa a las organizaciones.

Por otro lado, el Consejo de Administración se define como el máximo órgano en la entidad, que tiene la obligación y el derecho para la toma de decisiones; de igual manera, debe rendir cuentas y velar por que las resoluciones siempre sean favorables para el crecimiento de la entidad y el beneficio de sus accionistas, así como para las partes interesadas.

En la actualidad, existe la obligación de promover un mayor control interno y evitar malos manejos en las instituciones. Esto se logra a través de estándares, leyes y códigos internacionales. La creación de estos últimos se basa en hechos que repercutieron a nivel global.

Basta recordar y tener presente el caso de Enron, empresa ubicada en Texas, en Estados Unidos de América (EUA), la cual se dedicaba al giro energético y contaba con buena calificación, además de lucir rentable a la inversión en la década de los 90. Su mal manejo consistió en maquillar estados financieros para atraer inversionistas a la BMV, lo que provocó que las acciones que emitía Enron al mercado fueran más demandadas y tuvieran un alza en el precio.

Cuando el fraude de Enron fue descubierto, generó gran polémica y un escándalo internacional. Ello desencadenó la implementación de la Ley Sarbanes-Oxley, la cual se resume en el deber de monitorear a las compañías para evitar fraudes financieros y prácticas indebidas de algún miembro de la compañía. Sin embargo, esta ley es aplicable y vigente sólo en EUA.

También se tiene el ejemplo de Parmalat, empresa dedicada a la producción y distribución de productos lácteos con sede en Italia y operaciones en América, Europa y Sudáfrica, con tendencia a expandirse a un mejor mercado en el corto plazo. Dicha empresa se vio involucrada en un fraude financiero: tenía un pasivo cercano a los 15 millones de euros, mientras que su Estado de Situación Financiera (ESF) reflejaba activos ficticios.

Como resultado de esos sucesos (en los 90) los inversionistas perdieron la confianza para invertir en determinadas compañías. Además, se tuvo la necesidad de elaborar una normatividad, hoy denominada Código de Mejores Prácticas Corporativas, emitida por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el cual tiene como objetivo crear un sistema donde las organizaciones son dirigidas y controladas.

BENEFICIOS DE UN GOBIERNO CORPORATIVO

Mayor atracción de los inversionistas, que impacta de manera favorable para obtener recursos financieros.

Añade valor a la organización.
Agrega solidez a la estructura organizacional.

Elimina cualquier conflicto de interés. Para ello debe identificarse el nivel de madurez de la compañía y la flexibilidad al cambio en la implementación de un gobierno corporativo. Aquí, lo más destacable es la preparación para el cambio, ya que puede tardar meses o hasta un año. De esta manera, en la mayoría de las implementaciones, es necesario reestructurar los roles de la junta directiva y de los comités, así como las relaciones jerárquicas y funcionales entre estos niveles.

Construir un gobierno corporativo es un esfuerzo serio y de largo alcance, que permite mejorar la división estratégica mediante resultados en el nivel de operación. Al cabo del proceso, en la organización se mostrará una empresa fortalecida, transparente, con una gestión empresarial en los temas de negocio, como en el análisis y control de riesgos.

PRINCIPIOS BÁSICOS

Para integrar un gobierno corporativo es indispensable conocer estos principios:

Trato igualitario, respeto y protección de intereses de todos los accionistas.
Generación de valor económico y social, así como la consideración de los terceros interesados en el buen desempeño, la estabilidad y permanencia en el tiempo de la sociedad.
Emisión y revelación responsable de la información, así como de la transparencia en la administración.
Conducción honesta y responsable de la sociedad.
Prevención de operaciones ilícitas y conflictos de interés.
Emisión de un Código de Ética dela sociedad.
Revelación de los hechos indebidos y la protección de los informantes.        Asegurar que exista el rumbo estratégico de la sociedad, la vigilancia y el efectivo desempeño de la administración.
Ejercicio de la responsabilidad fiduciaria del Consejo de Administración.
Identificación, administración, control y revelación de los riesgos estratégicos a que está sujeta la sociedad.
Cumplimiento de todas las disposiciones legales para la sociedad.
Dar certidumbre y confianza a los accionistas, inversionistas y terceros interesados en la conducción honesta y responsable de los negocios.
Relación de la auditoría interna y el gobierno corporativo.

La auditoría interna es un área con características muy distintas a las demás, ya que sirve de apoyo, control y supervisión de las partes de la organización. De este modo se tiene comunicación de manera directa y brinda apoyo a las necesidades que surjan en la Dirección General y el Consejo de Administración.

Basta recordar que el Instituto de Auditores Internos (IAI) define a la auditoría interna como una actividad independiente y objetiva de supervisión y consultoría diseñada para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización a la vez que la apoya para cumplir sus objetivos y aportar un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno.

CONCLUSIONES

En resumen, los objetivos del gobierno corporativo son:
Revelar información y transparencia.
Ser responsable del consejo de administración, especialmente de la dirección, control interno y protección de los intereses de los accionistas.
Afianzar las operaciones que realiza la compañía.
Consolidar un consejo de administración más dinámico y propositivo.
Recaudar mayores recursos financieros al ser una empresa confiable ante los ojos de los inversionistas, debido a la instauración del gobierno corporativo.
Promover el uso eficiente de los recursos para las operaciones de la compañía.

El gobierno corporativo se desarrolla bajo los principios mencionados y debe adaptarse al tamaño y volumen de las operaciones de la organización, así como al nivel de madurez y calidad de la compañía, pero sin olvidar la calidad, experiencia y compromiso que aportan directivos y gerentes.

C.P. Rodolfo Misael García Cruz
Auditor interno JR en VE por Más
Misaelgarcru14@comunidad.unam.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: