Veritas Online

Seguridad Social

¿Beneficio o perjuicio?, trabajadoras del hogar y su afiliación al IMSS

¿Beneficio o perjuicio?, trabajadoras del hogar y su afiliación al IMSS
septiembre 01
2019

El trabajo doméstico, como lo nombra la Organización Internacional de Trabajo, es invisible y poco valorado. En todo el mundo esta actividad es realizada en gran parte por mujeres y niñas, y constituye una contribución significativa a la economía.

Muchas veces las tareas son realizadas por migrantes que pertenecen a comunidades desfavorecidas y con pocas condiciones de trabajo, de zonas marginadas, con discriminación y de manera informal, sin tener condiciones laborales o de seguridad social. Aun así, el ingreso percibido les da la posibilidad de cumplir con sus responsabilidades familiares, y destinando una parte de su paga dentro de México o a otros países.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la mayoría de los trabajadores del hogar pertenecen al sector informal, lo que se traduce en no contar con prestaciones de seguridad social ni ingreso suficiente para adquirir la canasta básica. Las condiciones laborales no tenían igualdad de oportunidades como otro trabajo, incluso se podría considerar que tenían un trato discriminatorio conforme al artículo 1.º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como una violación a los derechos humanos al no tener seguridad social.

Derivado del fallo que dio la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en cumplimiento a la resolución del amparo directo 9/2018, inició la implementación del programa piloto de afiliación para las trabajadoras del hogar al seguro social por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) harán lo suyo para que se regule hasta lograr la igualdad de las condiciones laborales para el trabajo del hogar.

El programa piloto es voluntario y tiene como objetivo garantizar a los trabajadores del hogar el derecho a la salud y a la seguridad social mediante el establecimiento de un régimen especial opcional de seguridad social, que ampare los seguros del Régimen Obligatorio del Seguro Social. Las cuotas de pago se deberán cubrir por mes anticipado conforme al salario base de cotización mensual y los días laborados con cada patrón.

A QUIÉNES APLICA

Si se toma en cuenta la tendencia actual, entre los trabajadores del hogar no sólo se consideran los dedicados a la limpieza doméstica, sino también a la asistencia y otros propios o inherentes al hogar de una familia o una persona; asimismo, dichos trabajadores pueden laborar y residir en el domicilio del patrón o no; también se incluye un tercer caso, que es cuando el trabajador labora con varios patrones y no vive con ninguno de ellos.

La Conasami considera la posibilidad de que los trabajadores no cubran una semana completa de trabajo, por lo que tendrán derecho a que se les cubra la parte proporcional del salario de los días de descanso. Para dar cumplimiento al artículo 335.º de la Ley Federal del Trabajo (LFT), la Conasami presentó ante el consejo de representantes el estudio con el que propone un pago salarial mínimo de $248.72 pesos diarios a partir de enero de 2020. De ser aprobado, beneficiaría a 1.42 millones de trabajadores del ramo.

PRUEBA PILOTO

El programa busca mejorar las condiciones de desigualdad y bienestar social de los trabajadores del hogar. Al cubrir la cuota, obtendrán atención médica hospitalaria y medicamentos, tanto para el trabajador como para sus beneficiarios legales, así como atención obstétrica, incapacidades, pensión por invalidez y vida, fon¬do para el retiro y prestaciones sociales como velatorios y guarderías.

Este programa arrancó en abril y el IMSS cuenta con acceso directo en la página para la inscripción de los trabajadores del hogar con una herramienta ágil y sencilla. De igual manera, se puede acudir a las subdelegaciones del IMSS.

Es voluntario y no se puede forzar a los patrones, pero se espera que al volverse obligatorio más trabajadores puedan acceder a la seguridad social”.

Entre los requisitos se encuentra contar con Clave Única de Registro de Población (CURP), correo personal y Número de Seguridad Social (NSS); en caso de no tenerlo, se tendría que acudir a la subdelegación que corresponda. Asimismo, en el caso de contar con varios patrones, se deberá contar con los requisitos de cada uno. La inscripción puede realizarla, tanto el patrón como el trabajador. Es importante señalar que, durante esta fase, el empleador no requiere estar inscrito en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para pagar las cuotas; otro factor a tomar en cuenta es que estos pagos son adicionales al del salario del trabajador y no es deducible.

SERVICIOS

El trabajador, por su parte, debe considerar que sólo se puede ingresar al programa cuando su ingreso sea de un salario mínimo mensual. El uso de los servicios médicos se podrá hacer hasta cumplir el mes de registro al programa, y para tener derecho al periodo de maternidad, deberá cubrir por lo menos 30 cotizaciones semanales en un lapso de 12 meses anteriores a la fecha en que debiera comenzar el pago del subsidio. En cuanto al pago de cuotas, sólo en el caso de ganar un salario mínimo mensual no contribuirá con su pago y, por ahora, no pagará Impuesto Sobre la Renta (ISR). Entre los beneficios a considerar se encuentra que, una vez que el trabajador del hogar ingrese y termine la prueba piloto, no perderá derechos ni semanas de cotización.

INCONVENIENTES

Parece que el proyecto tiene más beneficios que perjuicios; sin embargo, en esta primera etapa de prueba, los trabajadores se han encontrado con algunos inconvenientes, como:
El programa es voluntario por el momento, así que no se puede obligar al patrón o patrones para el pago dela cuota.
Cada mes se debe generar la línea de captura para el pago y ésta se genera por el total mensual, por lo que el trabajador tiene que reunir el dinero del patrón o de los distintos patrones durante los primeros 20 días de cada mes y efectuar el pago.
Si algún patrón no quiere dar el dinero para la cuota, no hay mecanismo para exigirle.
• Al preguntar cuántas horas trabajan, pero si alguno de los patrones no participó, se ve reducido el ingreso mensual.

Al ser una prueba piloto, se espera que éstos y otros inconvenientes que se presenten se corrijan, para que los trabajadores puedan tener seguridad razonable de que se cumplirá con sus derechos laborales.

CONCLUSIONES

Las modificaciones a las leyes referentes al trabajo del hogar, tomando en cuenta que se violaban derechos universales como el de recibir servicio médico, jubilaciones, derecho a salario justo y a la alimentación; las acciones tomadas por las autoridades beneficiarán a este sector, que por mucho tiempo estuvo en una posición discriminada.
Si bien existe la informalidad y el maltrato a las trabajadoras del hogar por su género, posición social y origen étnico, recae en la ética moral del empleador tomar consciencia de que estas personas son empleados y deben contar con igualdad de oportunidades y un mejor trato, así como tener acceso a los derechos y obligaciones de cualquier otro trabajador.

En la actualidad el programa es voluntario, pero se espera que al ser obligatorio más personas puedan acceder a los beneficios que ofrece el IMSS, así como tener acceso al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y de la misma forma, contribuir al gasto público.

L.C.C. Tania Isidro Torres
Comisión Representativa ante Organismos de Seguridad Social del Colegio Estrategia & Empresa, Consultoría
tania.isidro@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: