El plaguicida con el que experimentaron los nazis es casi idéntico a la química que compone la pintura que usó el mexicano para crear arte, pero que representa la crueldad de un suceso histórico.

Azul de Prusia e s uno de los primeros pigmentos sintéticos. Distintivo de los uniformes de los ejércitos prusianos, es semejante en su composición al ácido cianhídrico, el pesticida empleado por los nazis en las cámaras de gas. La repetición de tres tonos, con la predominancia del azul, se da en cada obra pictórica de Yishai Jusidman, quien se maniesta frente al problema de la visibilidad de la Shoah. Propone la reformulación del exterminio que comúnmente se denomina Holocausto, concepto que en realidad reere a un sacricio, muerte sagrada, pero en sus pinturas muestra la crudeza de estos actos que no merecen tal nombre. El vacío, la sutil representación de la carne, así como los tonos grises que atraviesan el azul de la pena y la angustia, son los componentes de esta serie.

Esta exposición particular de Yishai Jusidman, que se exhibirá en el Museo Universitario Arte Contemporáneo hasta el 12 de febrero, representa una novedad y continuidad en la trayectoria de este pintor mexicano. Siempre dispuesto a romper las dicotomías, ha unido paisajismo, geometrismo y naturaleza muerta. En esta ocasión, con una serie de pinturas casi abstractas, representa el horror y la crueldad inasible que mueve al espectador a reformular su concepción del arte y compromisos políticos.

Museo Universitario Arte Contemporáneo, Centro Cultural Universitario,
Insurgentes Sur 3000, Ciudad Universitaria, Ciudad de México.
$40
Miércoles, viernes y domingos de 10:00 a 18:00 hrs.; jueves y sábado de 10:00 a 20:00 hrs.
www.cultura.unam.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: