Veritas Online

Auditoría

Avances y retos, SNA tres años después

Avances y retos, SNA tres años después
septiembre 01
08:00 2018

Los esfuerzos por erradicar la corrupción y la impunidad han sido caros e infructuosos. El nuevo sexenio anuncia cambios que podrían modificar el panorama.

Las elecciones del pasado 1º de julio fueron históricas, no solo por el gran número de personas que salieron a votar, sino por todos aquellos ciudadanos que están cansados de la corrupción e impunidad que nos ha rodeado durante los últimos 30 años, cansados de que las autoridades fiscalizadoras no realicen sus funciones o no las dejen realizarlas, que es lo mismo.

Tenemos un aparato fiscalizador muy caro, pero poco efectivo; en el pasado, la falta de coordinación de todas las instancias de control y fiscalización hacían que se duplicaran esfuerzos, por ejemplo, había entes públicos que llegaban a tener cuatro auditorías al mismo tiempo: Auditoría Superior de la Federación (ASF), Secretaría de la Función Pública (SFP), Órgano Interno de Control y Auditoría Externa. Todos revisaban el mismo ejercicio o las mismas operaciones, sin que hubiera una comunicación directa entre ellos, lo que originaba un desperdicio de horas/hombre sobre los mismos expedientes de auditoría, sin la profundidad que se necesitaba o llegando a los mismos resultados, pero sin la efectividad que se requería.

En este sentido, las reformas que modificaron 14 artículos Constitucionales (22, 28, 41, 73, 74, 76, 79, 104, 108, 109, 113, 114, 116 y 122), publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el 27 de mayo de 2015, dio vida al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), como el procedimiento que tiene por objeto primordial establecer los principios, las bases generales, las políticas públicas y los procedimientos para la coordinación entre las autoridades de todos los órdenes de gobierno en la prevención, detección y sanción de faltas administrativas y hechos de corrupción, así como en la fiscalización y control de recursos públicos. Es una instancia, cuya finalidad es establecer, articular y evaluar la política en la materia.

COMPOSICIÓN DEL SNA

Las políticas públicas que establezca el Comité Coordinador del SNA deberán ser implementadas por todos los entes públicos y la Secretaría Ejecutiva dará seguimiento a la implementación de dichas políticas. Las leyes secundarias del SNA, aprobadas por el Congreso son:

  • Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción (nueva)
  • Ley General de Responsabilidades Administrativas (nueva)
  • Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (nueva)
  • Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación (nueva)
  • Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República (reformada)
  • Código Penal Federal (reformado)
  • Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (reformado)

El SNA está compuesto por:

  • Integrantes del Comité Coordinador
  • Comité de Participación Ciudadana
  • Comité Rector del Sistema Nacional de Fiscalización
  • Sistemas Locales Anticorrupción
  • Secretaría Ejecutiva
  • Comisión Ejecutiva

El Comité Coordinador estará integrado por el Presidente del Comité de Participación Ciudadana (CPC), por el Presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, el Presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); el representante del Consejo Judicatura, el titular de la SFP, el titular de la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y el titular de la Auditoría Superior de la Federación.

INTEGRAR A LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Estas reformas, por primera vez en la historia de México, contemplan la participación ciudadana a través de un CPC, integrado por cinco ciudadanos honorables y de prestigio, que se hayan destacado por su contribución a la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción, seleccionados por nueve ciudadanos que fueron nombrados por el Senado de la República (Comisión de Selección).

En la selección de la integración de los miembros del CPC, faltó la incorporación de un contador público experto en auditoría y fiscalización, ya que como miembros del Comité Coordinador, donde se encuentran los titulares de la SFP y ASF, deberían tener la experiencia profesional de un contador público para efectos de contribuir y cuestionar los planes de trabajo de dichas instituciones, así como las acciones y resultados obtenidos en los planes previstos.

El presidente del CPC, también preside el Comité Coordinador del SNA, además, los otros cuatro ciudadanos participan, a través de la Comisión Ejecutiva, entre otras actividades, en el diseño de las políticas integrales anticorrupción y su metodología para medir y dar seguimiento a los actos de corrupción. Los integrantes del CPC se rotarán anualmente la representación ante el Comité Coordinador, atendiendo a la antigüedad que tengan en el Comité de Participación Ciudadana o CPC, donde tendrán una duración de cinco años en el mismo.

Por primera vez en la historia de México, las reformas anticorrupción contemplan la participación ciudadana a través de un CPC de cinco ciudadanos”

CONCLUSIONES

En este sentido, el reto que hoy tiene el SNA es de consolidarse y realmente dar los resultados que la ciudadanía espera y necesita. La llegada del nuevo Auditor Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, así como la designación del nuevo Auditor Especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard, le han dado un fuerte impulso a esta vinculación con los miembros del SNA, ya que ahora se han realizado mesas de trabajo con la SFP para definir las estrategias de fiscalización y no duplicar esfuerzos.

Se necesitan reformas a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, así como a la Ley de Obras Públicas y Servicios relacionados con las mismas, para desaparecer el procedimiento de invitación a cuando menos tres proveedores y controlar mucho mejor la adjudicación directa, que no se vuelva regla, sino excepción. Así como normar las contrataciones por el primer artículo, para efectos de que sean publicadas en CompraNet y no queden en la opacidad.

La sociedad quiere resultados concretos, no números de acciones emitidas, expedientes procesados, denuncias presentadas, etc., eso solo son estadísticas y el porcentaje de bateo que tienen las instancias fiscalizadoras es muy bajo, casi nulo. La sociedad también quiere ver que a los servidores públicos corruptos se les inhabilite del servicio público, se les inicie un proceso penal para efectos de privarlos de la libertad y lo más importante, que se recuperen los recursos públicos desviados. Se tiene un gran reto con los ciudadanos y las generaciones futuras. El México que debemos dejar es un México sin corrupción ni impunidad.

 

C.P.C. Walter L. García Trejo
Vocal Consejero 2018-2020 Academia Mexicana de Auditoría al Desempeño, A.C. y Presidente de la Comisión de Desarrollo de Contabilidad y Auditoría Gubernamental Sur del Colegio
wgarciatrejo@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: