Veritas Online

Ejercicio Profesional

Ausencia ética

Ausencia ética
septiembre 30
09:28 2016

Los mexicanos con anhelo de dignidad y justicia legal exigimos Presencia Ética a favor de una conciencia social sustentable con responsabilidad financiera dentro de un marco de rendición de cuentas supervisada para encaminar un verdadero progreso nacional.

Antes de abordar el tema que nos ocupa, les invito a que revisen la revista Contaduría Pública del Instituto Mexicano de Contadores Públicos de septiembre 2016, donde se abordan distintos temas sobre la conciencia ética y la responsabilidad profesional del Conocimiento y Habilidad Actualizada. Conciencia Humana y Actitud. Comprensión Honorable y Aptitud (CHA CHA CHA).

¿QUÉ ES LA AUSENCIA ÉTICA?

Es el peor mal que padece la sociedad por falta de valores morales al abandonar la bondad, la cortesía y las buenas maneras. Es cuando el alma se encuentra corrompida por ese ego maligno lleno de sandez al creernos superiores en algo, como una droga o metamorfosis que hace ahuyentar la delicadeza de la tolerancia compasiva y de comprensión, en la cordial convivencia de una buena comunicación con admiración y respeto hacia los demás.

Nuestro excesivo egocentrismo y vanidad desalineada nos hace pensar que si bien todos somos éticos, también nadie es ético (presunción iuris tantum, sine qua non que se puede interpretar como: salvo prueba de lo contrario, sin discusión).

¿Cuán ético es el evasor de la ley que con ayuda de otros sale impune del delito?

Si no somos concientes del pundonor de nuestros actos, la pobreza espiritual oscurecerá la aparente felicidad que pudiese dar la comodidad, según los supuestos que da el dinero bien o mal habido. Al final la inconsciencia en que vivimos nos mantiene sometidos a las bajezas de intereses miserables que seguirán deteriorando los valores morales con la denigración de personas, la amistad hipócrita, la falta de ayuda al prójimo, la pérdida de tradiciones y costumbres, la ausencia de tolerancia y solidaridad, la mentira dolorosa de la falsa esperanza, el posponer de las citas con familiares y amigos por la simpleza de hacer más dinero para sentirnos con más estatus entre la misma clase de aduladores y mezquinos que se ríen de cómo realizan evasiones fiscales y alteraciones financieras bajo el amparo de la corrupción, violencia y muerte en el reino de la impunidad de un México vilipendiado.

México, si bien logró realizar una hazaña histórica el 5 de febrero de 1917 con la promulgación de una Constitución Política adelantada a su tiempo para rescatar los valores de una conciencia de libertad y así lograr un desarrollo económico en favor del bien común y los derechos, con la esperanza de justicia social bajo principios fundamentales de respeto a las garantías individuales de educación, trabajo, salud, seguridad y democracia digna, bien podríamos inspirar a cuatro meses de su centenario una divulgación formal de una alianza pro seguridad educativa de empresarios y profesionistas por un compromiso en conjunto para lograr acuerdos sobre un necesario Rescate, Reconstrucción y Responsabilidad Ética.

Los mexicanos con anhelo de dignidad y justicia legal exigimos Presencia Ética a favor de una conciencia social sustentable con responsabilidad financiera dentro de un marco de rendición de cuentas supervisada para encaminar un verdadero progreso nacional. Demos oportunidades de enseñanza de conocimiento y conciencia ética para realizar un sistema pedagógico en todos los niveles educacionales, laborales y demás actividades de las diferentes ramas económicas del país. Iniciemos desde arriba para que sea como una cascada del mejor negocio que pueda hacer el 1% de las familias más ricas del mundo que ostentan el poder del 95% de la riqueza del planeta. No se puede concebir un ser ético si no es capaz de ayudar y compartir con el prójimo, conforme a sus posibilidades.

La ausencia ética, después de un sondeo y entrevistas con personajes que actualmente cuentan con un reconocimiento social en ética familiar, laboral y de negocios, descubrimos que más de la mitad de los casos sus fortunas vienen de situaciones ilícitas, defraudaciones, chantajes y corruptelas. Lo increíble del caso es que hay un olvido ético: sin exagerar, hay quienes se sienten orgullosos de evadir al fisco y abusar del ignorante e ingenuo, asumen que el riesgo es adrenalina y enclave para otros vicios desmedidos que les permite la doble moral e impunidad; que en lugar de sentir vergüenza, sienten engreimiento. Es sorprendente su desfachatez y prepotencia para alardear cínicamente cómo han robado y sobornado sin miramiento alguno, hay quienes siguen involucrados en delitos de lavado de dinero con personalidades de primer nivel del país y comentan con una simpleza inaudita que las oportunidades son para los audaces. El valor de comentar tales aberraciones se da por una total ausencia ética y carencia educativa de cultura general.

El olvido de las buenas costumbres por falta de rescate de los valores desacredita a la humanidad. Tratan de minimizar sus actos deshonestos ante la moral y la ley, jactándose de lo inteligentes que son por amasar fortunas provenientes de actos más allá de su labor profesional con recursos de dudosa procedencia, les aplauden aquellos para quienes Don Dinero se convierte en el diablo que distorsiona las mentes provocando ausencia de principios fundamentales de la conciencia ética responsable.

Pointman Good Idea

La ausencia ética existe ante la indolencia de la subjetividad por la falta de conocimiento y habilidad actualizada para ser objetivos en las carencias de responsabilidad conciente y decente, de saber la ética profesional y la moral personal para evitar hacer lo incorrecto, lo desleal e impropio. Es importante saber qué es vergüenza, pudor y dignidad para lidiar con situaciones cotidianas, donde la deshonestidad parece un valor ensanchado por la falta de educación, ausencia de cortesía y buenas maneras para la consideración del bien común.

Se ve la corrupción de personas que utilizan, dejan o permiten recursos monetarios de forma fácil o ilícita, siendo cómplices con ausencia ética ante fraudes financieros y evasiones fiscales bajo el amparo de la impunidad. La falta de claridad moral y ausencia ética en la profesión y en los negocios se da como un juego bien visto por la ignorancia al permitir un contubernio para evadir al fisco, obligaciones laborales y de seguridad social. Es falto de lógica, sentido común y razonamiento las limitadas revisiones con resultados oprobiosos proporcionales a la cantidad de evasores y fraudes que atentan al erario por parte de la autoridad hacendaria. Esperamos que con los nuevos cambios se trabaje más por combatir la corrupción e informalidad que es una verdadera carga nacional.

Hoy presento a tres personajes que comentaron sus actividades y que incluso tienen el reconocimiento de sus clientes y admiración de sus compañeros por los ingresos que generan, con ausencia ética y nula responsabilidad profesional.

En el primer caso, entrevisté a un supuesto contador que se especializa en cuestiones de auditoría donde se requiere autorización por parte de la autoridad competente y quien por más de diez años ha trabajado sin contar con título universitario, mucho menos ser colegiado o certificado. Aunque parezca cuento, en primer término no solo carece del documento profesional que lo acredite, sino que nunca pisó una universidad y, por ende, no tiene registro de autorización para auditar. La ausencia ética está en quien alquila su registro por un 10% de lo que se cobra, asimismo el empresario que acepta a un menor costo del valor real del dictamen, y finalmente la falta de supervisión por parte de la autoridad para verificar que quien hizo el trabajo corresponda con la firma registrada.

El segundo caso, aquel donde muchos profesionales faltos de conciencia ética y responsabilidad profesional han intimidado al cliente o patrón sobre la pena tributaria en que se encuentran. También existen casos a diario de abusos por parte de colegas soberbios por su escasa educación, quienes hacen críticas altisonantes a sus antecesores y dicen que su trabajo adolecía de eficiencia o que tenía muchos errores, como si eso los hiciera mejores. Por el contrario, es bien sabido que para saber si alguien es digno de confianza hay que ver cómo se expresa de las personas ausentes.

El tercer caso es del que ha perdido piso y vergüenza, es aquel rufián que se cree inteligente por abusar de la impunidad y desfachatez de la autoridad corrupta y que presume sus grandes logros, su casa con lujos que rayan en una petulancia amarga y de mal gusto, más otras propiedades y viajes que no son proporcionales a los posibles ingresos generados, salvo que forme parte de la delincuencia de cuello blanco, bajo el amparo de la impunidad al evadir impuestos, vender facturas apócrifas de operaciones reales, acuerdos monetarios por contactar y beneficiarse a costa de trabajos de terceros o conseguir ventas innecesarias y costos inflados.

Hagamos un presente día a día para aprender a vivir en armonía, alegría, ánimo y amor para apreciar el ser, el deber, el hacer y a quien tenemos la oportunidad de comunicar nuestra comprensión con admiración y respeto por el bien común, al enseñar que la riqueza ética no es la que más valores tiene, sino la que menos necesita.

Provoquemos oportunidades para vivir en paz, en armonía, alegría y el amor en cada día.

 

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Conciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador Permanente del Colegio de Contadores Públicos de México
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: