Se ha convertido en la herramienta idónea para detectar actos ilícitos en las organizaciones y una nueva área por explorar para los Contadores Públicos.

En la actualidad atravesamos por una recesión económica, la cual se refleja en la pobreza de nuestro país: desempleo, sueldos bajos, además de la corrupción. En tiempos de crisis, algunas personas recurren a obtener beneficios económicos por medio de actos ilícitos, dejando de lado los valores éticos e, incluso, involucrando a diferentes profesionales para poder lograr su objetivo.

El fraude es un fenómeno de gran preocupación para toda empresa, sea pública o privada, sin importar su tamaño. Provoca fuertes pérdidas económicas, que pueden ocasionar su quiebra. Por lo tanto, resulta de gran importancia la implementación de sistemas de control interno para minimizar y prevenir que ocurran.

La Auditoría Forense surge como necesidad de las entidades para la investigación especializada y detección de delitos dentro de una entidad, además de servir como control y prevención. En el proceso judicial, permite a los jueces contar con más elementos para la impartición de justicia, pues esclarece los hechos.

Aunque llevar a cabo una Auditoría Forense puede ser algo nuevo para muchas empresas, es de gran importancia; debido a que las previene para no ser víctimas de un fraude financiero que, incluso, puede representar la quiebra de la organización.

DEFINICIÓN Y OBJETIVOS

La auditoría es la rama o especialidad de la Contabilidad que se encarga de la verificación, corrección de la información financiera y evalúa la gestión administrativa. El término forense proviene del latín forentis, cuyo origen es fórum, que significa foro, plaza pública o de mercado; actualmente, es el sitio en que los tribunales oyen y determinan las causas.

Milton Maldonado lo define como “el otro lado de la medalla de la labor del Auditor, en procura de prevenir y estudiar hechos de corrupción. Como la mayoría de los resultados del auditor van a conocimiento de los jueces (especialmente penales), es usual el término forense… Como es muy extensa la lista de hechos de corrupción, conviene señalar que la auditoría forense, para profesionales con formación de Contador Público, debe orientarse a la investigación de actos dolosos en el nivel financiero de una empresa, el gobierno o cualquier organización que maneje recursos”.

Por lo tanto, es pertinente definir a la Auditoría Forense como la auditoría especializada en detectar y prevenir delitos financieros (fraudes, corrupción, lavado de dinero, etcétera), cuyos resultados se utilizan como base para la impartición de justicia en la investigación de un acto ilícito llevado a cabo en una empresa, ya sea pública o privada.

El propósito de la Auditoría es proporcionar la evidencia suficiente de los hechos mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de auditoría, en un periodo determinado, para demostrar la consumación de un delito en perjuicio del patrimonio de una entidad, determinando el monto correspondiente de dicho delito, poniéndolo a disposición de la autoridad.

LA LABOR

De acuerdo con la revista Contaduría Pública, el Auditor Forense “debe ser un profesionista con cualidades específicas y contar con experiencia y conocimientos básicos en las materias de contabilidad, auditoría, control interno, fiscal, finanzas, técnicas de investigación, leyes y otras materias afines a la parte económica administrativa”.

Los Auditores Forenses obtienen la certificación que acredita su conocimiento y experiencia con el Examinador de Fraude Certificado (CFE, en inglés), mediante la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE, en inglés), la organización más grande del mundo en lucha contra el fraude y el principal proveedor de formación contra el fraude.

[blockquote style=”1″]El Auditor Forense es un profesional certificado con conocimiento y experiencia para detectar actos ilícitos que arriesgan a una empresa.[/blockquote]

Podemos definir al auditor forense como un profesional certificado que cuenta con el conocimiento y la experiencia necesaria para detectar actos no lícitos que ponen en riesgo la estabilidad de una organización, con el fin de darle seguridad a la misma.

Además debe ser capaz de implementar controles internos para prevenirlos. Asimismo, debe contar con ciertas características y habilidades que le permitan ser analítico, creativo, discreto, desconfiado, honesto y estar actualizado. Deberá tener el apoyo de un grupo multidisciplinario que le permita abarcar todos los ámbitos, los cuales varían según el tipo de empresa: contable, financiero, económico, legal, entre otros.

  • Técnicas. Sirven para poder recabar la evidencia del acto ilícito cometido; son las siguientes: técnicas de verificación (ocular, oral, escrita, documental y física), técnicas analíticas e informáticas. Por ejemplo, la revisión de la documentación, análisis de datos, observación física, entrevistas y cuestionarios, entre otras.
  • Alcance. Este tipo de auditoría especializada tiene un alcance de 100% en su evaluación y revisión, ya que es indispensable investigar todas las partidas y movimientos que fueron realizados en el periodo de revisión, para no omitir ningún dato y poder recabar toda la información necesaria para la detección del fraude.
  • Normatividad. La Auditoría Forense está sujeta a ciertas normas: Procedimientos y Normas de auditoría aplicables al caso en concreto (SAS N° 82, N° 99 y la Ley Sarbanes-Oxley), además de técnicas de investigación y legislación penal vigente.
  • Orden. La auditoría forense la ordena un juez, no debemos olvidar que es de carácter legal, pues a partir de una denuncia se debe dar inicio a la investigación.

PREVENCIÓN

La Auditoría Forense como herramienta preventiva ayuda a reconocer las áreas que tienen mayor riesgo a sufrir algún tipo de delito patrimonial, pues sus controles internos son rebasados por los propios miembros de la organización, quienes se aprovechan y sacan ventaja de las deficiencias de dichos controles.

Es necesario revisar permanentemente los procedimientos y controles establecidos, para combatir los nuevos mecanismos de defraudación al interior de la entidad. También es conveniente establecer un código de conducta entre los colaboradores internos para fortalecer la identidad y filosofía de la empresa, y crearles un compromiso moral.

La Auditoría Forense preventiva también brinda asesoría para que la misma institución pueda detectar y afrontar algún tipo de acto no lícito. Para ello, es necesario la implementación y fortalecimiento de controles internos operativos, administrativos, fiscales y contables en todas las organizaciones.

DETECCIÓN

La Auditoría Forense es también una herramienta detectiva, ya que identifica el origen, así como el impacto causado por el acto delictivo, proporcionando a la empresa información sobre los efectos directos e indirectos que ocasionó dicho acto, junto con los presuntos responsables. Todo con el fin de asesorar a la empresa a tomar las acciones legales para evitar la impunidad y generar transparencia.

Esta labor es muy compleja, por lo que es necesario el apoyo de otros profesionales de diversas disciplinas que coadyuven al logro del objetivo: abogados, informáticos, ingenieros, fiscalistas, entre otros, que puedan aportar su experiencia y conocimientos en eventos de esta naturaleza.

La detección, a diferencia de la prevención, requiere tomar decisiones en el presente sobre actos ilícitos del pasado. Debido a la importancia de estas decisiones, el Auditor debe ser capaz de realizar un informe de Auditoría Forense con la recopilación de todas las pruebas necesarias, asimismo, debe elaborar su conclusión que exprese su opinión respecto de lo ocurrido, con total objetividad y con apego a la normatividad.

[blockquote style=”1″]La Auditoría Forense es un campo de trabajo poco explorado en México, lo que amplía las posibilidades para que el Contador Público se especialice en esa área.[/blockquote]

CONCLUSIONES

La Auditoría Forense es la herramienta que se utiliza para prevenir y detectar delitos financieros que ocurren en una entidad, pública o privada, sin importar la dimensión de este. Además sirve para esclarecer los hechos ocurridos, ya que sirve como apoyo para que los jueces cuenten con más elementos con el fin de impartir justicia.

Los fraudes, entre otros ilícitos, son muy comunes en las empresas, sobre todo en aquellas que carecen de controles internos, o los que tienen son débiles. Estos delitos van en crecimiento, debido a diversos factores: la avanzada tecnología, ya que mediante los métodos sistematizados es más fácil que se pueda cometer el delito, si no hay un monitoreo constante; la complejidad de las organizaciones, pues cada una lleva a cabo procedimientos diferentes que implican muchas áreas y por lo tanto se intensifica el flujo de información y documentación, y la globalización, debido a que las entidades realizan operaciones que implican diversas regulaciones legales involucrando a empresas de otros países, las cuales tienen diferentes filosofías y metodologías.

Se debe controlar a los miembros de la empresa, pues son los que mejor conocen a la entidad, ya que trabajan dentro de ella y saben las fugas que existen en el control interno. Por eso es importante crear una cultura antifraude en los trabajadores de todos los niveles, pues ellos son los que primero notan cualquier irregularidad que ocurra dentro de la entidad. Al detectarla se pueden tomar medidas correctivas y preventivas para que no vuelva a suceder.

Esta herramienta preventiva es de la mayor importancia, pues el fraude y los demás actos que afectan el patrimonio de la entidad constituyen una fuerte pérdida económica, lo cual es especialmente significativo para las pequeñas empresas. Hoy la Auditoría Forense como herramienta de prevención no solo reduce este tipo de actividades ilícitas mediante el fortalecimiento de los controles internos, sino que además mejora las condiciones de trabajo, el rendimiento y la competitividad de la empresa.

La responsabilidad de los auditores forenses es muy importante, ya que las empresas depositan en ellos toda la confianza, por lo que deben conservar el prestigio y honor de la profesión. El informe del Auditor Forense debe ser claro, para que no haya confusiones ni malos entendidos; tiene que ser oportuno, para tomar las medidas necesarias respecto del tiempo y la forma; tiene que estar completo, sin omisiones; debe ser relevante, que tenga trascendencia; asimismo, debe estar numerado y firmado, para que no se agreguen o se quiten hojas una vez ya terminado; sin tachaduras ni enmendaduras. Todo lo anterior es primordial para que el informe del auditor brinde la debida utilidad y confiabilidad.

Cabe mencionar que actualmente la auditoría forense es un campo de trabajo poco explotado en México, lo que amplía las posibilidades para que el Contador Público se especialice en esta área. Por ello es importante fomentar este tipo de auditoría en nuestro país, ya que implica un avance hacia la modernización de las estructuras empresariales, dado el uso de técnicas e investigaciones de vanguardia que permiten, además de brindar mayor seguridad a la empresa, contar con estándares internacionales, efectivos para la erradicación de actos criminales propios de la globalización que nos afecta.

Por Damaris Arteaga R.

veritas@colegiocpmexico.org.mx

TERCER LUGAR: Auditoría Forense: Herramienta Preventiva y Detectiva, escrito por Damaris Arteaga R., de la Universidad del Valle de México, Campus San Rafael, obtuvo el tercer lugar del 8º Concurso de Ensayo Universitario “Carlos Pérez del Toro”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>