Veritas Online

Recientes

Consideraciones y responsabilidades, auditoría de estados financieros respecto al fraude

Consideraciones y responsabilidades, auditoría de estados financieros respecto al fraude
septiembre 01
08:00 2018

Se necesita definir qué es un fraude, qué acciones conlleva y qué consecuencias debieran existir para quienes lo ejecutan, mientras que las auditorías de estados financieros deben involucrar la ética de los auditores.

La corrupción ha llegado a niveles insostenibles, tanto en la administración pública como en las empresas privadas, lo que representa pérdidas millonarias por operaciones fraudulentas, a pesar de las medidas y estrategias implementadas, así como de los controles para mitigar las probabilidades de ocurrencia. Es evidente que estos delitos están directamente vinculados, motivo por el que son cruciales las consideraciones y responsabilidades del auditor en la auditoría de estados financieros al respecto.

La Norma Profesional de Auditoría del Sistema Nacional de Fiscalización (SNF) 200, sobre principios fundamentales de auditoría financiera, establece consideraciones relativas al fraude en una auditoría de estados financieros, y la Norma Internacional de Auditoría (NIA) 240, Responsabilidades del auditor en la auditoría de estados financieros respecto al fraude, trata las responsabilidades que tiene el auditor en la misma materia. La obligación primaria de este personaje es emitir una opinión sobre si los estados financieros han sido preparados, en todos los aspectos materiales, de conformidad con un marco de información financiera aplicable y de que dicha opinión se emite con la finalidad de aumentar el grado de confianza de los usuarios de la información financiera del ente auditado. En este sentido, queda implícita su responsabilidad al obtener una seguridad razonable de que los estados financieros están libres de incorrección material debida a fraude o error, y por tanto tiene la obligación de obtener evidencia de auditoría suficiente, competente, pertinente y relevante relacionada con la valoración de los riesgos de incorrección material.

En una auditoría de estados financieros se debe enfatizar el fraude que origina incorrecciones materiales en estados financieros debidos a información financiera fraudulenta y los que corresponden a una apropiación indebida de activos. Respecto al delito relacionado con información financiera fraudulenta, el equipo de auditoría responsable del encargo debe tener en consideración que un crimen de esta naturaleza se puede efectuar mediante:

  • Manipulación, falsificación o alteración de registros contables.
  • Falsificación u omisión intencionada de hechos y transacciones.
  • Aplicación errónea de las Normas de Información Financiera (NIF) relativas a la valuación, presentación y revelación.

En lo que se refiere al fraude relacionado con la apropiación indebida de activos, el equipo de auditoría responsable debe considerar que se puede realizar de varias maneras, como pueden ser:

  • Mediante malversación de ingresos.
  • Por sustracción de activos (físicos o propiedad intelectual, entre otros).
  • Al hacer que una entidad pague por bienes o servicios que no ha recibido.
  • Utilizando los activos de la empresa para uso personal, ya sea pública o privada.

Es importante que el equipo de trabajo tome en cuenta que siempre que exista un fraude relacionado con información financiera fraudulenta o apropiación indebida de activos, estará presente un incentivo o elemento de presión para llevarlo a cabo o en su caso existirá una oportunidad para realizarlo. Estas circunstancias hacen necesario que el equipo de auditoría responsable del encargo establezca de forma clara y oportuna que los responsables del gobierno o la dirección de la entidad están encargados de prevenir y detectar el fraude, lo que implica el compromiso de crear dentro de la organización una cultura de honestidad y comportamiento ético, que puede reforzarse mediante supervisión activa de los responsables.

DEFINICIONES

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) define el fraude como:

  1. Acción contraria a la verdad y a la rectitud que perjudica a la persona contra quien se comete.
  2. Acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros.
  3. Delito que comete el encargado de vigilar la ejecución de contratos públicos o de algunos privados, confabulándose con la representación de los intereses opuestos.

Por su parte, la NIA 240 dice que es un acto intencionado de una o más personas de dirección; es decir, de los responsables del gobierno de la entidad, los empleados o terceros, que conlleve el engaño para conseguir ventajas injustas o ilegales. Las normas profesionales de auditoría del SNF no mencionan una definición de fraude; sin embargo, dichas normas son contundentes al establecer que los organismos auditores deben responder de manera apropiada y de acuerdo con su normatividad aplicable a los riesgos de irregularidad financiera, fraude y corrupción.

ESCEPTICISMO PROFESIONAL

La Norma Profesional de Auditoría del Sistema Nacional Fiscalización (SNF) 200, Principios fundamentales de auditoría financiera, establece que el auditor debe planear y realizar la auditoría con escepticismo profesional, reconociendo que pueden existir circunstancias que causen que los estados financieros se presenten con errores de importancia relativa. Al planear, ejecutar, concluir e informar sobre una auditoría de estados financieros, el auditor debe ejercer su juicio profesional.

La NIA 200, Objetivos globales del auditor independiente y realización de la auditoría de conformidad con las NIA, menciona que el auditor planificará y ejecutará la auditoría con escepticismo profesional, reconociendo que pueden darse circunstancias que supongan que los estados financieros contengan incorrecciones materiales. En este sentido, es relevante y de vital importancia que el equipo de auditoría responsable del encargo mantenga una actitud de escepticismo en las diferentes etapas. Adicionalmente, debe considerar que el escepticismo profesional incluye la evaluación objetiva y crítica de la evidencia de auditoría obtenida en la ejecución de la revisión de los estados financieros, lo que implica que se debe obtener evidencia suficiente, competente, pertinente y relevante.

Conforme a lo señalado, resulta trascendental que se lleve a cabo una discusión entre quienes conforman el equipo auditor sobre el grado de exposición de los estados financieros a incorrecciones materiales debidas a fraude. Dicha discusión debe estar direccionada a:

  • Proporcionar la oportunidad para que los miembros del equipo de trabajo con mayor experiencia transmitan sus conocimientos sobre el modo en que los estados financieros pueden estar expuestos a incorrecciones materiales debidas a fraude.
  • Permitir al equipo de auditoría determinar una respuesta adecuada a dicha exposición, así como la determinación de los procedimientos de auditoría que se aplicarán.
  • Permitir al equipo de trabajo determinar el modo en que se compartirán los resultados de los procedimientos de auditoría entre los miembros del equipo, y la forma en que se ha de tratar cualquier denuncia que pueda llegar al conocimiento de los mismos.

Es menester mencionar que, en la observancia y aplicación del escepticismo profesional, se deben considerar aspectos relacionados con:

  • Valores éticos
  • Diligencia y competencia profesional
  • Capacitación
  • Ambiente profesional del equipo
  • Liderazgo

Con base en lo antes mencionado, es relevante que en las firmas de contadores independientes y en los organismos auditores de la administración pública se realicen actividades para concientizar al personal que participa en las auditorías de estados financieros sobre la importancia que representa conducirse con escepticismo profesional. Estas actividades pueden contemplar, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Diseño e implementación de políticas para promover una cultura interna que esté enfocada a la calidad.
  • Establecer políticas y procedimientos que permitan garantizar que se tiene el personal suficiente, competente y con actitud de compromiso con los valores éticos.
  • Diseño y conformación de programas de capacitación y educación continua en todos los niveles jerárquicos.

PROCEDIMIENTOS DE VALORACIÓN DEL RIESGO Y ACTIVIDADES RELACIONADAS

La NIA 315, Identificación y valoración de los riesgos de errores materiales mediante el conocimiento de la entidad y su entorno, menciona que el objetivo del auditor es identificar y valorar riesgos de incorrección material debida a fraude o error, tanto en estados financieros como en afirmaciones, mediante el conocimiento de la entidad y su entorno, incluido su control interno; esto se realiza con la finalidad de contar con una base para el diseño y la implementación de respuestas a los riesgos valorados de incorrección material.

El conocimiento de la entidad y su entorno, incluido el control interno, es un proceso de recopilación, actualización y análisis de información durante toda la auditoría. Dicho conocimiento constituye un marco de referencia dentro del cual el auditor planifica la auditoría y aplica su juicio profesional. Para obtener los resultados deseados, es indispensable que se lleven a cabo indagaciones ante la dirección o los responsables del gobierno de la entidad sobre la valoración que tienen sobre el riesgo de fraude, así como de los controles para prevenirlo y detectarlo. En este sentido es relevante que el equipo de trabajo del encargo realice indagaciones sobre el proceso de la dirección o los responsables del gobierno para identificar y responder a riesgos de fraude.

El fraude normalmente se oculta y resulta difícil detectarlo, es por eso que el equipo de trabajo necesita identificar situaciones y circunstancias que lo comprueben”

Las indagaciones que realice el equipo de trabajo con la dirección pueden proporcionar información útil relativa a riesgos de que existan en los estados financieros incorrecciones materiales derivadas de fraudes; sin embargo, también es probable que dichas indagaciones no proporcionen información relevante. Por este motivo, es indispensable y necesario indagar con otras personas, como:

  • Personal operativo que no participe en el proceso de información financiera.
  • Empleados de distintos niveles.
  • Quienes participen en la generación, procesamiento o registro de transacciones complejas o inusuales, y aquellos que los supervisen.
  • Asesores jurídicos internos.
  • Responsables de implementar y difundir principios y valores éticos.
  • Encargados del seguimiento y tratamiento de las denuncias de fraude.

Es evidente que el fraude normalmente se oculta y por ese motivo resulta difícil su detección, es por eso que el equipo de trabajo puede identificar situaciones o circunstancias que indiquen la existencia de un incentivo o un elemento de presión para cometerlo, como puede ser:

  • La necesidad de satisfacer expectativas de terceros para tener fondos adicionales.
  • El otorgamiento de remuneraciones y compensaciones si se alcanzan objetivos de beneficios poco realistas.
  • Un entorno de control ineficaz.
  • Identificación y valoración de los riesgos de incorrección material.

De conformidad con la NIA 315, antes señalada, el equipo de trabajo responsable del encargo debe identificar y valorar riesgos de incorrección material en los estados financieros y en las afirmaciones relacionadas con transacciones, saldos contables y la información a revelar. Como parte de dicha identificación es importante que se determine si a juicio del equipo de trabajo existen riesgos significativos; en este sentido se debe considerar:

  • Si es un riesgo para realizar fraude.
  • Si está relacionado con acontecimientos contables significativos y recientes.
  • La complejidad de las transacciones.
  • Si afecta a transacciones con partes relacionadas.
  • El grado de subjetividad de la medición de la información financiera.
  • Si afecta a transacciones significativas ajenas al curso normal de los negocios.

Es indispensable tomar en cuenta que las afirmaciones utilizadas por el equipo de trabajo para determinar los diferentes tipos de potenciales incorrecciones se pueden clasificar en tres categorías:

  1. Afirmaciones sobre tipos de transacciones y hechos durante el periodo de la auditoría:
  • Ocurrencia: las transacciones y hechos registrados efectivamente han ocurrido y corresponden a la entidad.
  • Integridad: se han registrado todos los hechos y transacciones.
  • Exactitud: las cantidades y otros datos relativos se registraron adecuadamente.
  • Corte de operaciones: las transacciones y hechos se registraron específicamente durante el periodo analizado.
  • Clasificación: las transacciones y hechos se registraron en cuentas apropiadas.
  1. Afirmaciones sobre saldos contables al cierre del periodo:
  • Existencia: los activos, pasivos y el patrimonio neto existen.
  • Derechos y obligaciones: la entidad posee o controla los derechos de los activos y los pasivos son obligaciones de la entidad.
  • Integridad: se han registrado sin falta todos los activos, pasivos e instrumentos del patrimonio neto.
  • Valoración e imputación: los activos, pasivos y el capital contable figuran en estados financieros por importes apropiados y cualquier ajuste de valoración o imputación resultante ha sido registrado.
  1. Afirmaciones sobre la presentación e información a revelar:
  • Ocurrencia y derechos y obligaciones: hechos, transacciones y otras cuestiones ocurrieron y corresponden a la entidad.
  • Integridad: se ha incluido en los estados financieros toda la información a revelar.
  • Clasificación y comprensibilidad: la información financiera se presenta y describe adecuadamente; además, la información a revelar se expresa con claridad.
  • Exactitud y valoración: tanto la información financiera como el resto se muestra fielmente y por las cantidades adecuadas.

CONCLUSIONES

Resulta evidente que siempre que se tratan temas vinculados con fraudes, cobran relevancia los aspectos relacionados con valores y principios, por eso destaca la importancia o énfasis que la profesión contable debe tener en cuanto a principios fundamentales como la integridad, la objetividad, la confidencialidad y el cuidado y diligencia profesional; asimismo, se considera de vital importancia que en el desarrollo o ejecución de las auditorías de estados financieros, el juicio profesional y el escepticismo deben estar presentes en todo momento, al igual que los valores éticos de la persona y los que son requeridos y establecidos por la profesión.

 

 

C.P.C. José Luis Martiñón Cavia
Socio de auditoría Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C. e Integrante de la Comisión Técnica de Contabilidad y Auditoría Gubernamental del Colegio
Jose.L.Martinon@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: