Veritas Online

Ejercicio Profesional

Arrendamientos. La nueva norma cambia el juego

Arrendamientos. La nueva norma cambia el juego
enero 01
08:00 2017

La IFRS 16 representa un cambio en cómo los arrendatarios
deben contabilizar los arrendamientos operativos de sus estados
fi™nancieros. Será obligatoria a partir de enero de 2019.

El Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad emitió, en enero de 2016, la Norma Internacional de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés) IFRS 16, Arrendamientos, la cual reemplaza la normatividad contable vigente relacionada con temas de arrendamiento (NIC 17, IFRIC 4, SIC-15 y SIC-27).

Esta IFRS representará un cambio sustancial en cómo los arrendatarios actualmente contabilizan los arrendamientos operativos, es decir, hoy en día los arrendatarios reconocen en los resultados del ejercicio el gasto por arrendamiento conforme se va devengando, así como el pasivo correspondiente. Sin embargo, la nueva norma contable requiere que los arrendatarios, que son los principales impactados por la nueva norma contable, reconozcan en el estado de situación financiera el valor presente de los pagos de renta futuros que se consideren no cancelables conforme al contrato de arrendamiento, reconociendo del lado del activo un “Derecho de Uso” y del lado del pasivo un “Pasivo Financiero por Arrendamiento”.

Un punto crítico en el reconocimiento inicial será la tasa de descuento a utilizar al momento de determinar el valor presente de los pagos de renta futuros que se consideren no cancelables, ya que a menor tasa de descuento, el monto a reconocer por Derecho de Uso, así como de Pasivo Financiero por Arrendamiento será mayor, por lo que cualquier ajuste porcentual a dicha tasa tendrá un impacto s ignificativo a la a lza o a la baja en el monto a reconocer en el día uno. Al respecto, hay varios puntos importantes que las compañías que tienen contratos de arrendamiento en calidad de arrendatarios deben considerar.

El Derecho de Uso representará un activo no monetario que se amortizará de conformidad con la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 16, Propiedad, Planta y Equipo (de forma lineal), en el periodo más corto entre la vida útil del bien o el periodo de arrendamiento y, adicionalmente, se sujetará a pruebas de deterioro de conformidad con la NIC 36, Deterioro de Activos. Por otra parte, el Pasivo Financiero por Arrendamiento se llevará por el método de costo amortizado utilizando el método de interés efectivo.

Lo anterior trae cambios sustanciales en el análisis de métricas financieras, una de ellas la llamada EBITDA (Earnings Before Interest, Tax, Depreciation and Amortization), pues para efectos de dicha razón financiera, el gasto por amortización del Derecho de Uso se eliminará de la utilidad neta, originando un beneficio directo en el EBITDA y, de igual manera, el gasto por interés que las compañías estarán reconociendo durante la vida del contrato de arrendamiento por el método de interés efectivo se eliminará de la fórmula, originando otro beneficio en dicha métrica financiera.

En adición a los impactos (Véase gráfico), las compañías deben considerar que derivado del reconocimiento del Derecho de Uso, así como del Pasivo Financiero por Arrendamiento surgen efectos importantes a nivel estado de situación financiera, mencionando como ejemplos:

El Derecho de Uso, a l ser un activo no monetario su valor inicial reconocido permanecerá en el tiempo, mismo que se podrá ver incrementado o disminuido, según sea el caso, por los siguientes conceptos:

• Costos directos iniciales incurridos con relación al contrato de arrendamiento, por ejemplo: guantes comerciales, comisiones, honorarios legales, etcétera.

• Pagos anticipados de arrendamiento.

• Costos de restauración de activos arrendados reconocidos de conformidad con la NIC 37, Provisiones, Pasivos Contingentes y Activos Contingentes.

• Incentivos de arrendamiento.

El Pasivo Financiero por Arrendamiento relacionado a contratos de arrendamiento celebrados en una moneda distinta a la moneda funcional de la compañía arrendataria, pudiera originar volatilidad por la fluctuación del tipo de cambio de dicha moneda con relación en la moneda funcional de la compañía.

Los elementos que jugarán un papel crítico en la determinación del Pasivo Financiero por Arrendamiento son el periodo de arrendamiento del contrato, los pagos de arrendamiento y, como se mencionó anteriormente, la tasa de descuento.

Los contratos de arrendamiento ejecutados por los arrendatarios podrán omitir la aplicación de los requerimientos de la IFRS 16, siempre y cuando cumplan con alguna de las siguientes dos características:

[i] Contratos de arrendamiento que sean por un periodo de 12 meses o menos y que no contemplen una opción de compra del activo en cuestión.

[ii] Arrendamientos de activos que tengan un valor razonable de 5 mil dólares o menos (en calidad de activo nuevo) y que no estén ligados a un subarrendamiento.

Las excepciones antes detalladas no son aplicables a las compañías en calidad de arrendadores.

El reconocimiento del Pasivo Financiero por Arrendamiento pudiera representar un tema para ciertas compañías, específicamente aquellas que tienen financiamientos bancarios y que tienen que cumplir con razones financieras, comúnmente llamados Covenants. Por lo anterior, es importante que estas compañías tomen las medidas preventivas necesarias para efectos de evaluar los impactos de dicha IFRS 16 a nivel de métricas financieras y, en su caso, inicien conversaciones con dichas instituciones financieras para redefinir dichas obligaciones de cumplimiento de forma anticipada.

La IFRS 16 representa no solo un cambio en la forma como contablemente ahora los arrendatarios deben contabilizar los arrendamientos operativos en sus estados financieros, sino que, para aquellas compañías que son muy intensas en arrendamientos operativos por la naturaleza de su negocio, es un cambio que impacta el reporte financiero como se ha comentado, así como los procesos del negocio, los sistemas de información financiera, las métricas para compensación de ejecutivos y, como último punto, pero no menos importante, al personal de administración y finanzas en el tema de entrenamiento.

La IFRS 16 es obligatoria a partir del 1 de enero de 2019, pero se puede adoptar anticipadamente siempre y cuando las compañías adopten de igual manera la IFRS 15, Ingreso de Contratos con Clientes, la cual es obligatoria para ejercicios que inicien el 1 de enero de 2018.

La nueva norma contable de arrendamientos provee mecanismos para facilitar la adopción de la misma, incluyendo expedientes prácticos que pueden ser aplicados en ciertas circunstancias. Así las cosas, es importante que las compañías inicien con la evaluación de los impactos de dicha norma contable, lo cual les dará una mejor visibilidad para definir el plan de adopción, incluyendo el enfoque que tomarán conforme lo prevé la IFRS 16.

C.P.C. Jesús Luna

Socio Servicios de Asesoría Contable Grupo Mercado de Capitales
KPMG en México
asesoria@kpmg.com.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: