Veritas Online

70 años

Antecedentes de la Contaduría Pública en México

Antecedentes de la Contaduría Pública en México
junio 01
2019

La historia de la Contaduría Pública está estrechamente relacionada con la actividad económica del hombre. En México, la primera escuela que daría inicio a la carrera de contador público fue fundada en 1845, y desde ese entonces se ha enriquecido y fortalecido en distintos aspectos de la sociedad.

La Contaduría Pública ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, sobre todo cuando el hombre dejó de ser nómada y empezó a comercializar con alimentos y animales que obtenía de la agricultura. En 1494, gracias a la publicación del libro Summa de arithmetica, geometria, proportioni et proportionalita de Fray Luca Pacioli, se sientan las bases para la Contaduría moderna al adquirir fundamentos de forma escrita en cuanto a conocimiento teórico y práctico. En el continente americano, se sabe que los mayas eran expertos en sistemas contables muy desarrollados, así como los aztecas que tenían un control de registro de los productos que conseguían de los pueblos que sometían y de los intercambios en los mercados.

En la época colonial, la dramaturga y poetisa Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, se encargó de llevar las cuentas y registros contables del convento de San Jerónimo durante nueve años, esto se constata por su gran biblioteca donde se encontraban libros de registros contables de su autoría. En ese sentido, Sor Juan Inés de la Cruz fue la primera mujer en realizar actividades de Contaduría de forma no académica, sino más bien por su habilidad con el arte de los números y las cuentas.

A mediados del siglo XIX, la primera escuela creada en México, y que serviría como cuna de la Contaduría Pública, fue Emblema y logo del IMCP, 1923.creada el 6 de octubre de 1845 bajo el nombre de Instituto Comercial junto con la publicación del Reglamento de corredores, con el que se definieron los tratos y negocios mercantiles del oficio comercial, así como sus requisitos para ejercerla. Dos años después, el 12 de octubre de 1847, cierra sus puertas por la falta de fondos para su mantenimiento a causa de la intervención estadounidense.

El 28 de enero de 1854 el Instituto vuelve a abrir sus puertas, pero ahora con el nombre de Escuela Especial de Comercio, en esta etapa su plan académico contó con dos tipos de alumnos: los que tomaban cursos de forma escolarizada de cuatro años y los que sólo se capacitaban en materias necesarias de forma libre, a ambos se les entregaban diplomas y certificados. Debido a la intervención francesa la Escuela dejó de impartir clases por falta de recursos, pero vuelve a abrirse en 1866, ahora con el nombre de Escuela Imperial de Comercio.

En 1867, tras la caída del Imperio de Maximiliano después de que se apaciguara la inestabilidad política y social del país, se vuelve a inaugurar el Instituto por el presidente de la República, Benito Juárez, pero con el nombre de Escuela de Comercio y con nuevas perspectivas en términos liberales, laicas y anticonservadoras. Entre el 5 de junio y el 17 de julio de 1890, se da una vez más el cambio de nombre a Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), el cual se ha mantenido hasta la actualidad.

Dentro de los elementos importantes que dieron nacimiento a la carrera de Contador Público fue la promulgación de la Ley para la Enseñanza Comercial en el Distrito Federal, el 7 de enero de 1905, que consistía en una mejora a nivel profesional. Las carreras que preceden a la Contaduría, y que se seguían impartiendo, eran las clases de Teneduría de Libros y Contabilidad Fiscal. Asimismo, se creó la carrera en Comercio, donde se graduó Fernando Diez Barroso. Un año después, en 1906, por decreto del presidente de la República, Porfirio Díaz, se destinó que la escuela sirviera al ramo de la instrucción pública, esto permitió que se llevara a cabo el examen profesional, donde se obtuvo el primer título de Contador Público por el mismo Fernando Diez Barroso el 25 de mayo de 1907. Sin embargo, a principios del siglo XX, en México, los contadores públicos que iban egresando de la carrera no eran bien conocidos y los negocios donde podían aplicar sus conocimientos eran muy pocos —y los que había— ya contaban con contadores extranjeros que se encargaban del examen y registro de sus cuentas.

En ese sentido, los primeros contadores recibidos empezaron a realizar viajes al extranjero para perfilar mejor sus capacidades como profesionales, esto los llevó a la creación de un grupo de contadores llamado Asociación de Contadores Titulados, quienes lograron implementar en México sistemas modernos para la contabilidad, poco después, el 6 de octubre de 1923, la Asociación decide formalizar sus trabajos con la constitución y creación del Instituto de Contadores Públicos Titulados de México (ICPTM), hoy conocido como Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP). El objetivo principal de dicho organismo era la de unificar el criterio y los procedimientos contables de los contadores públicos, así como servir de garantía a las personas que utilizaran sus servicios. Esto sería un parteaguas en la historia de la profesión y abriría nuevas brechas para las demás instituciones del mismo ámbito.

Marcos José y Carmen Gutiérrez
Equipo de investigación
veritas@colegiocpmexico.org.mx

Enlaces:


Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: