Veritas Online

Auditoría

Analogía entre la protección de datos personales y la prevención del lavado de dinero

Analogía entre la protección de datos personales y la prevención del lavado de dinero
abril 26
16:09 2018

La Protección de Datos Personales y la Prevención del Lavado de Dinero son dos figuras establecidas en leyes de la presente década en México dentro de los marcos de prevención. En primer lugar, contamos con la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares (LFPDPP) y en segundo lugar la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI), buscando objetivos distintos dentro del marco legal mexicano.

Por su parte la LFPDPP busca regular el tratamiento legítimo, a través de mecanismos de control, dotando al titular de la garantía de privacidad y su autodeterminación informativa. Por su parte la LFPIORPI, tiene un objeto disímil ya que atiende a la protección del sistema financiero y la economía nacional, estableciendo medidas para prevenir actos u operaciones que involucren operaciones con recursos de procedencia ilícita entre otros recabando elementos útiles para investigar, a las estructuras financieras de las organizaciones delictivas y evitar el uso de los recursos para su financiamiento.

De primera vista podrían pasar desapercibidos elementos de los objetos de estas leyes, pocas veces son valorados y entendidos en cuanto a su aportación al mundo del derecho. Hagamos un ejemplo de los puntos de analogía entre estos dos marcos normativos:

  1. Dentro del Artículo 2 de la LFPIORPI se decreta como parte de su objeto el “… estableciendo medidas para prevenir actos u operaciones que involucren operaciones con recursos de procedencia ilícita… los relacionados con estos últimos, las estructuras financieras de las organizaciones delictivas…” quiere decir, que parte del objetivo de la ley es la prevención y detección de los recursos de operaciones de procedencia ilícita por parte de las organizaciones delictivas.
  2. Conforme al Artículo 1 de la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada se establece que “la presente Ley tiene por objeto establecer reglas para la investigación, persecución, procesamiento, sanción y ejecución de las penas, por los delitos cometidos por alguna persona que forme parte de la delincuencia organizada”, es decir, la figura de organizaciones delictivas referida en a LFPIORPI se encuentra presente en esta Ley.
  3. Para efectos del Artículo 2 de la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada se entenderá por delincuencia organizada “Cuando tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos siguientes, serán sancionadas por ese solo hecho, como miembros de la delincuencia organizada”. Aquí encontraremos el delito estipulado en el Artículo 400 Bis del Código Penal Federal “Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita”.
  4. Continuando al punto de conexión de las figuras en análisis, por ello debemos atraer el Artículo 5 de la Ley de Seguridad Nacional, el cual señala que “Para los efectos de la presente Ley, son amenazas a la Seguridad Nacional: lll. Actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada” como se observa por este mandato la delincuencia organizada dota al lavado de dinero de una vigilancia de carácter de seguridad nacional lo cual generará la analogía entre las leyes objeto de la presente lectura.
  5. Finalmente citaremos el Artículo 4 de la LFPDPPP el cual refiere que “Los principios y derechos previstos en esta Ley, tendrán como límite en cuanto a su observancia y ejercicio, la protección de la seguridad nacional…”, tal cual se lee la protección de datos personales está limitada contra temas de seguridad nacional.

Como observamos de los incisos previos, la analogía entre la protección de datos personales y el lavado de dinero se da en un marco de protección jurisdiccional por ello es que sin entrar a demás artículos aplicables, debemos observar que debido a la importancia del delito del lavado de dinero y las consecuencias que de este derivan ya sea para el sistema financiero o economía nacional, en ocasiones es a costa de la protección de datos personales ya que estos dotan de la información necesaria a para las indagaciones respectivas, si bien esta postura es muy cuestionable al tratarse de un derecho fundamental, mismo que pareciera ser vulnerado por los mismos gobernados (entidades financieras, casinos, notarios, joyeros, etc.). Por ello la implementación en las empresas del enfoque basado en riesgos, es lo necesario ya que son dos puntos que convergen en temas de suma importancia para los ciudadanos y la propia jurisdicción.

La implementación del enfoque basado en riesgos establecerá en la empresa la debida utilización de los recursos y dotar de medidas de alta seguridad, sobre todo de aquellos datos personales obtenidos en diligencia de la LFPIORPI, mostrando como hacer los procesos de conservación e intercambio, cuya finalidad en todo momento se somete a la LFPDPPP.

Si bien existe un derecho fundamental en la protección de datos personales y este debe prevalecer sobre los requerimientos de los marcos legislativos, conlleva que el cumplimiento de estos observe los requerimientos de otras leyes que atraen ese derecho fundamental como lo es la LFPIORPI, recordando que el bien social está sobre el individual solo en aquellos casos que se encuentra una justificación.

La actualidad normativa, nos obliga a ensamblar diferentes figuras que son necesarias para la mayoría de las personas morales, cuestión resaltada en lo  estipulado en el último párrafo del artículo 11 Bis del Código Penal Federal referente a la responsabilidad penal de la persona jurídica al referir “las personas morales podrá atenuarse …, si con anterioridad al hecho que se le imputa, las personas jurídicas contaban con un órgano de control permanente, encargado de verificar el cumplimiento de las disposiciones legales aplicables para darle seguimiento a las políticas internas de prevención delictiva y que hayan realizado antes o después del hecho que se les imputa…”, con ello resalta la necesidad de observar las políticas estipuladas en cada marco legal, las cuales se podrán detectar y contar con elementos que permitan la defensa de la persona moral y de los integrantes de ella ante conductas delictivas.

La proyección que se debe dar a estos marcos normativos, internacionalmente se sitúa en un enfoque basado en riesgos, lo que ha sido un paso fundamental para su aplicación por los sujetos obligados, con objeto de conseguir que la aplicación de la LFPIORPI no merme la importancia de la LFPDPPP, debiendo adaptar la estructura a las necesidades reales cuidando la proporcionalidad en el cumplimiento de ambos marcos normativos.

Cuestión por considerar es la que se debe estipular en las políticas que ambos marcos legales requieren para el cumplimiento de ellos, manuales transformados en políticas que necesitan plena atención ya que con estos se otorga a los sujetos obligados a conseguir una cultura corporativa de respeto a la Ley, donde la comisión de un delito constituya un acontecimiento accidental y la atenuación de la pena sea una consecuencia natural de la cultura ética empresarial.

La era de la prevención ya está aquí, actuar inteligentemente y no con urgencia es hoy una forma de vida empresarial, específicamente en este vínculo de leyes se debe lograr la conservación de la información de los clientes sin dejar de ser diligentes en el cumplimiento de los demás requerimientos normativos de los cuales somos sujetos.

L.D. y M.D.F. Carlos Alberto Pérez Macías
Integrante de la Comisión de PLD del Colegio
carlos.perez@capm.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: