Veritas Online

Administración de Riesgos

Análisis del negocio en marcha en la empresa

marzo 15
13:03 2018

Una de las dudas que atañen a los empresarios, es saber cómo analizar el negocio en marcha en la empresa, es por ello que surgen más preguntas sobre el tema tales como ¿qué es negocio en marcha?, ¿cómo se analiza?, ¿qué áreas de oportunidad puedo descubrir dentro de la empresa? y ¿a quién le tengo que informar?

Como primer punto, se debe tener a la mano información financiera veraz y oportuna que  permita poseer una idea clara y concisa de la situación financiera para medir la rentabilidad y liquidez que tiene la sociedad, que los pagos de deudas y pasivos derivados de la operación diaria se programen con la debida anticipación sin afectar la estructura financiera, que el acceso a fuentes de financiamiento sea adecuado y se hayan mantenido por un tiempo razonable, así como se hayan elaborado las estimaciones, provisiones y contingencias existentes; son las principales situaciones que  permiten establecer el camino que lleva la empresa y planear a futuro, pues todo movimiento que se realice implica un impacto financiero en el negocio.

Al considerar que el negocio seguirá en funcionamiento y que continuará con sus operaciones en el futuro previsible, se habla de que el negocio está en marcha. Desde un punto de vista contable, la empresa puede realizar sus activos y liquidar sus pasivos en el curso normal del negocio, es decir, que las operaciones frecuentes continuarán en el futuro de manera permanente durante los siguientes doce meses o más tiempo.

Como segundo punto, es importante evaluar el medio externo donde se desenvuelve el negocio; el impacto que causa el o los productos o servicios que se ofrecen a los clientes; la competencia que lo rodea; el tipo de cambio (en caso de realizar operaciones en moneda extranjera); el tamaño de las instalaciones y equipo con que se cuenta con respecto a la oferta y demanda de los bienes; así como el estatus que guardan los proveedores ante los cambios del mercado.

El sistema de control interno que se implemente será la base para identificar los riesgos que puedan afectar el resultado de la operación, tanto internos como externos. Los riesgos, con respecto al negocio en marcha, se pueden analizar a través de los siguientes cuestionamientos:

  • ¿Se realiza un análisis de indicadores financieros que muestren el desempeño financiero de la empresa? (Se sugiere un análisis de tendencias de 5 años)
  • ¿El flujo de efectivo operativo se presenta de forma positiva con respecto a la situación financiera histórica y proyectada?
  • ¿El activo circulante es mayor que los pasivos a corto plazo?
  • En caso de presentar préstamos, ¿los pagos están contemplados en el flujo de efectivo proyectado y el flujo se presenta de forma positiva?
  • ¿Se tiene claro en qué tiempo cubrirán los préstamos y puedan operar con el flujo de la propia operación?
  • ¿Los pagos a proveedores y acreedores se realizan en los tiempos pactados?
  • ¿Se sabe en qué momento presentarán utilidades y empezarán a pagar dividendos?
  • ¿Se han verificado que los contratos con los clientes relevantes prevalecen o se cuentan con nuevos clientes, que permitan sostener la operación de la entidad?
  • ¿Han existido incumplimientos en el pago de intereses o en el principal de préstamos y deudas?
  • ¿Existe algún cambio legal que repercuta negativamente en la operación de la compañía?
  • ¿Existen condiciones y contingencias legales que, en caso de materializarse, pudieran poner en incumplimiento a la entidad en los compromisos asumidos?
  • ¿Existe algún competidor nuevo o producto sustituto exitoso que afecte el nivel de operación?

Si los factores externos no dañan la posición dentro del mercado y las respuestas a los riesgos internos son positivas, o los flujos negativos se convierten en positivos en un plazo corto, se puede decir que el negocio está en marcha. De lo contrario, si se tiene incertidumbre sobre la situación que guarda la compañía con respecto a factores externos o riesgos internos, la administración de la empresa deberá elaborar un plan sobre futuras acciones viables que cambien el rumbo de la compañía.

Por otra parte, el auditor externo a través de las pruebas de auditoría y de su juicio profesional, evalúa la evidencia que determina que la compañía presenta un negocio en marcha razonable, o bien, plasma en su informe si tiene incertidumbre de continuar como tal explicando sus razones.

La información financiera se elabora bajo la hipótesis de negocio en marcha, a menos que se pretenda liquidar la entidad o cesar en su actividad; por eso, es importante considerar que la información financiera que produce el Contador Público y que examina el Auditor Externo (entre otros fines) es la base para determinar si el negocio continúa en marcha o si se tiene que elaborar un plan de actividades que permita continuar y generar rendimientos sobre la inversión.

 

Mtra. Mary Carmen Milán Espinosa
Integrante de la Comisión de Desarrollo de Auditoría del Colegio

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: