Veritas Online

Entrevista

Gina Casar, Directora de AMEXCID. Alianzas estratégicas

Gina Casar, Directora de AMEXCID. Alianzas estratégicas
diciembre 01
08:00 2016

La Mtra. Gina Casar, recién nombrada Directora de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, habla sobre el gran reto que significa conjuntar esfuerzo, trabajo y cooperación entre distintas naciones para lograr un solo objetivo: el desarrollo sostenible.

La Mtra. Gina Casar, Contadora y Administradora mexicana, asumió este año la dirección de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), institución que forma parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores y que cumple cinco años de existencia. Es responsable de gestionar los proyectos e intercambios de recursos y conocimientos de México para apoyar el desarrollo de otras naciones, a la vez que coordina la cooperación que se recibe para el propio desarrollo.

Las agencias de cooperación más conocidas pertenecen a países desarrollados como la Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GIZ) y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), los llamados donantes tradicionales.

En años recientes, la cooperación entre países en desarrollo ha incrementado y, a través de ella, países con contextos similares intercambian soluciones que han funcionado para resolver problemas semejantes, en un esquema conocido como Cooperación Sur-Sur.

En estos cinco años se han desarrollado instrumentos para generar cooperación de una manera más eficaz: “Uno de los objetivos principales de la Agencia, por un lado, es compartir lo mejor de México para enfrentar retos globales y crecer juntos. Para ello, trabajamos de la mano con especialistas y construimos alianzas estratégicas con el sector privado, academia, sociedad civil y gobiernos locales, para coordinar, planear y evaluar nuestros esfuerzos de cooperación y promoción (educativa, cultural y turística, técnica y científica, financiera y económica). Con esto desarrollamos capacidades para contribuir al desarrollo humano sustentable, reducir la desigualdad y mejorar la calidad de vida de las personas”, apunta la Mtra. Casar

Por el otro, se busca potenciar las capacidades, mejorar las instituciones y generar resultados tangibles que fortalezcan a México a través de un trabajo cercano y continuo con socios estratégicos.

LA AGENDA 2030

La AMEXCID tiene un papel de apoyo en la consecución de alianzas entre distintos actores, para intercambiar recursos humanos, técnicos y científicos en favor de la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Este es un plan que busca encontrar soluciones y construir vínculos aun en lugares remotos para acortar el camino hacia la prosperidad de manera global, mismo que fue aprobado en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2015.

El líder en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales integran la agenda, es la oficina de la Presidencia en nuestro país, misma que impulsará un trabajo coordinado entre todas las dependencias de la administración pública con responsabilidades en la ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas pertinentes.

Para el seguimiento puntual de este progreso, se ha creado el Comité Técnico Especializado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (CTEODS), bajo el liderazgo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Consejo Nacional de Población y la Presidencia, así como un consejo de alto nivel.

Los ODS remiten a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que solo aplicaban a países en desarrollo: “Esta nueva agenda es universal, más ambiciosa, incluyente y demandante”, comenta la Directora. Abarca metas como el fin de la pobreza, hambre cero, igualdad de género, trabajo digno y crecimiento económico, así como producción y consumo responsables y acción por el clima.

“La AMEXCID fue invitada a la instauración del Grupo de Trabajo para el Seguimiento Legislativo de los ODS, aunque, por el momento, no tendríamos una participación directa con los parlamentarios. Sin embargo, se dará seguimiento al ejercicio de coordinación interinstitucional para aprender de esta experiencia y aplicarla en el CTEODS. Debo mencionar que México compartió con Centroamérica y el Caribe su experiencia en el seguimiento de los objetivos del milenio. Habrá que analizar cuidadosamente si la estrategia actual podrá también servir de referencia para otros países”, abunda la Mtra. Casar.

Desde el 11 de febrero se realiza el Mapeo sobre Proyectos y Actividades de Cooperación Internacional de Actores Subnacionales de México, mismo que ayudará a conocer qué se hace en México respecto de los ODS. Asimismo, permitirá identificar las áreas de oportunidad estatales más urgentes y ofrecerá un panorama de las potenciales experiencias a compartir a nivel subnacional: “Para lograr los objetivos no se requiere implementar nuevas iniciativas, primero es importante analizar lo que ya se está haciendo, alinearlo y darle seguimiento”, dice.

COOPERACIÓN SUR-SUR

Esta se da entre países en desarrollo de América, África y Asia, primordialmente, es dirigida desde la AMEXCID hacia esfuerzos sostenibles, de alto impacto y de beneficios mutuos. Centroamérica es la región prioritaria de la cooperación internacional que México ofrece, seguida del resto de América Latina y el Caribe.

La cooperación técnica bilateral es sumamente diversa. Los vehículos de esta cooperación son directamente los expertos y técnicos de la Administración Pública Federal que comparten sus experiencias y conocimiento con sus pares en otros países. “Hemos logrado posicionarnos en América Latina como una agencia facilitadora de procesos e intercambios y socio catalizador del desarrollo regional. Tenemos un fondo para apoyar el desarrollo de infraestructura en Centroamérica y el Caribe que sin duda contribuye a lograr la conectividad, cerrar brechas e impulsar el desarrollo compartido”, señala.

Ejemplo de esto es el acompañamiento que realiza el Servicio de Administración Tributaria mexicano a la Superintendencia de Administración Tributaria guatemalteca, para guiar sus actividades y establecer mejoras con capacitación en el Centro de Formación Tributaria y de Comercio Exterior en Querétaro.

El Proyecto Mesoamérica, que también es parte de la AMEXCID, es uno de los más exitosos al ser un mecanismo eficaz de diálogo que busca mejorar la calidad de vida de los 226 millones de habitantes que viven en esta región. Ahí se concluyó el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central con una inversión de diversos socios de 505 millones de dólares; la creación de la Red Internacional de Carreteras Mesoamericanas, con una extensión de 13 mil 132 km; el establecimiento del Centro de Servicios Climáticos para Mesoamérica y el Caribe y el Centro de Excelencia Virtual en Monitoreo Forestal en Mesoamérica.

Mesoamérica Sin Hambre es una iniciativa más reciente de México que orienta las capacidades de las comunidades de la región a fin de aumentar su acceso a los recursos y lograr seguridad alimentaria sostenible. En Centroamérica se han concertado 30 proyectos con la colaboración de diversas instituciones mexicanas, como la Secretaría de Energía, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y la Comisión Nacional Forestal.

En el resto de América Latina se encuentran en ejecución más de 80 proyectos en diversos sectores, por mencionar algunos: Operatividad del Sistema Nacional de Información de Recursos Hídricos en Perú con el apoyo de la Comisión Nacional del Agua; la evaluación integral de esquemas de incentivos orientados a incrementar la cobertura y calidad de los servicios de salud, conocido como Programa SUMAR, entre el Ministerio de Salud de Argentina, y de México la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública; así como Colegios Inteligentes-Aulas Tecnológicas en Paraguay con la colaboración del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica.

¿ESTAMOS LISTOS?

Recientemente, la Fundación Bertelsmann dio a conocer el estudio ¿Están listos los países ricos?, donde se evaluaron las condiciones de 34 países para implementar los ODS. México se encuentra en la última posición, debido a su baja preparación en temas de pobreza, salud, economía y trabajo. Por otra parte, en equidad de género, agricultura y nutrición, consumo y producción, se muestra que estamos en mejores condiciones. “En un país como el nuestro, de renta media, tenemos un enorme reto: cerrar las brechas de la desigualdad. Esa no es una meta sencilla de alcanzar. Existen muchos programas de política pública que buscan emparejar el acceso de la población a oportunidades y servicios. Necesitamos reconocer que muchos de los retos que enfrentamos son estructurales y no se resuelven de la noche a la mañana ni con el simple deseo de alinearnos a la Agenda 2030”, sostiene.

“Los ODS son un marco aspiracional sumamente complejo: las correlaciones entre acciones y metas no son lineales. Los diferentes factores del desarrollo son interdependientes y es posible que un excesivo impulso a, por ejemplo, el desarrollo industrial, tenga un efecto negativo en la conservación de la biodiversidad”, menciona, por lo que será importante conservar la coherencia y coordinación entre las políticas existentes y las nuevas que se impulsen.

LA TRÍADA

Señala que la sociedad debe cooperar haciéndose responsable en su ámbito de acción: “Cada persona desde su hogar, en el trabajo, puede ser más responsable en la forma de consumir, de usar recursos vitales, en la forma de participar del quehacer público y, no menos importante, en la forma de relacionarse con otros, de entender la otredad. Son pasos pequeños, pero que poco a poco pueden cambiar conductas sociales a una mayor escala”, manifiesta.

Asimismo, explica la necesidad de que el sector privado se encamine a operaciones más sostenibles: “Que su forma de hacer negocios sea sustentable ambientalmente, respete y proteja los derechos laborales. Que las cadenas de valor en las que participe también sean sostenibles. Esta función va más allá de la responsabilidad social corporativa entendida en su forma más tradicional”. En este sentido, se impulsa la Alianza por la Sostenibilidad, un plan de colaboración estratégica con el sector privado para fomentar proyectos de desarrollo orientados al cumplimiento de la agenda.

Finalmente, la Mtra. Casar indica: “La Contaduría Pública es una plataforma ideal para diversas áreas; en mi caso, he podido dedicarme a las finanzas y el desarrollo gracias a esta formación”, e invita a los profesionistas contables a que tomen parte de estos objetivos en su labor: en el sector privado, público y como ciudadanos.

TRAYECTORIA

  • Directora Ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
  • Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Administradora Asociada del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 2014.
  • En la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se ha desempeñado, entre otros, como Directora General de Finanzas y Directora de Finanzas y Presupuesto del Programa Mundial de Alimentos.
  • Fue Tesorera de la Federación de México, Directora Financiera del Banco Nacional de Servicios Financieros, Directora General Adjunta del Sector Bancario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Vicepresidenta Adjunta de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
  • Fue Directora de los Programas de licenciatura de Contaduría y Administración en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
  • Es Licenciada en Contaduría Pública y Maestra en Administración de Empresas, ambas por el ITAM

Dra. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera
Directora del Centro de Vinculación e Investigación Contable CEVIC
Instituto Tecnológico Autónomo de México ITAM

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: