Veritas Online

5 minutos de gobierno corporativo

Afila la evaluación

Afila la evaluación
octubre 01
2020

Una buena evaluación es ambiciosa y económica. busca áreas de oportunidad, pero sólo mide y registra lo importante. para convertirla en un instrumento afilado y preciso, la clave reside en el enfoque.

Se dice que en la variedad está el gusto. Esto es cierto también cuando hablamos de evaluaciones del consejo de administración, pero habrá que tener cuidado de no perder el enfoque: demasiados aspectos a evaluar equivalen a información excesiva que genera ruido.

En la edición anterior se habló de los ingredientes esenciales para realizar una evaluación eficaz. Ahora, se repasarán las guías que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) propone para ayudarnos a mantener el enfoque. Entre las recomendaciones a considerar al momento de construir la evaluación se encuentran:

  • Monitoreo y gestión de riesgos. Observa si en tu consejo se están cumpliendo las leyes y regulaciones correspondientes, si el gobierno corporativo es eficiente, cómo se llevan a cabo las operaciones y la manera en que se resuelven los conflictos. Esta dimensión se centra en la información que cada uno de los integrantes del consejo pueda y desee compartir.
  • Estrategia y negocios. Toda empresa busca su crecimiento y sustentabilidad. Investiga si las acciones de creación de valor e innovación son suficientes, si se aprovechan todas las oportunidades de negocio y si se procura mantener y hacer crecer las redes de networking.
  • Composición y diversidad. ¿Cómo está la organización en temas de género, diversidad, integridad, independencia y habilidades? ¿Hay pluralidad ¿Agrega valor? ¿Se aprovechan las experiencias y saberes de todos los consejeros? ¿Podría realizarse un mejor trabajo?
  • Dinámicas y procesos. Este aspecto es esencial para descubrir el grado de lealtad, entrega y dedicación en los consejeros. Además, sirve para ofrecer posibilidades de preparación a los directivos.

Todo en esta vida se matiza a través de un amplio balance de grises. Si eres capaz de distinguirlos, sabrás si la compañía está fallando en la creación de valor o si la carencia más bien se encuentra en la diversidad de sus integrantes. En consecuencia, podrás enfocar los esfuerzos de evaluación en aquellas áreas donde sepas que es posible encontrar fallos.

Optimiza la metodología
Ahora, vale la pena arrojar luz sobre tres conceptos que deben tomarse en cuenta para que las evaluaciones sean instrumentos efectivos y eficientes:

  • Identifica la dosis exacta de tiempo. Si es muy poco, los ejercicios serán escuetos; si es demasiado, se volverá redundante, costoso y… ocioso.
  • Garantiza la transparencia. Sin integridad de los resultados, la información de las evaluaciones pierde credibilidad. Esto quiere decir que no hay lugar para temas ocultos. La transparencia se logra al asegurar la confidencialidad y darle al ejercicio un enfoque proactivo en vez de punitivo.
  • Ponle dientes. Al no existir una receta, la mejor manera de “afilar la sierra”, como diría Stephen Covey, es iterar: probar una evaluación, mejorarla, experimentarla de nuevo, perfeccionarla. Nada hay más oneroso, que un ejercicio que se implementa sin haber garantizado su efectividad.

La mejor evaluación es la que se construye paso a paso, hasta convertirla en un instrumento sensible, que sepa tomar el pulso de la empresa. Olvidémonos de inventar el ejercicio perfecto desde la comodidad de la oficina. Ya sea por nuestra cuenta o guiados por la asesoría de un experto, la mejor forma (y la más rápida) de llegar a una respuesta, es probar.

Nada hay más oneroso, que una evaluación que se implementa sin haber garantizado su efectividad».

Es imperativo recordar que el objetivo real de una evaluación no es juzgar el trabajo de los demás, sino encontrar áreas de oportunidad para corregir, antes de que sea demasiado tarde. En otras palabras, las evaluaciones son un trabajo preventivo, no punitivo. Enfocarnos en los temas importantes y, además, en lo que hace sentido dado nuestro contexto, será la diferencia entre una evaluación efectiva y una de libro de texto que carece de aplicación práctica.

C.P.C. y P.C.CO. Mauricio Brizuela Arce
Presidente del consejo de Administración y socio director de Salles Sainz Grant Thornton
Twitter: @SallesSainz

Related Articles

Búsqueda