Veritas Online

Portada

Acuerdo comercial, reglas de origen

octubre 01
07:00 2018

La renegociación del Tratado y la postura de EUA ponen en juego muchas cosas para los tres países involucrados. Se hablará de beneficios, reglas y escenarios.

Tomando en consideración la coyuntura económica y comercial actual, resulta conveniente tomar en cuenta los motivos económicos y comerciales por los cuales signaron México, Canadá y Estados Unidos de América (EUA) el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Primeramente, hay que recordar sus principales objetivos:

  • Eliminar barreras al comercio y facilitar los movimientos transfronterizos de bienes y servicios entre los tres países.
  • Promover la competencia justa en esta zona de comercio.
  • Incrementar las oportunidades de inversión.
  • Proteger y asegurar el respeto de la propiedad intelectual.
  • Crear procedimientos eficaces para la aplicación del Tratado, su administración y solución de controversias.
  • Establecer una debida cooperación trilateral y regional para expandir y mejorar los beneficios derivados del TLCAN.

Para gozar de los beneficios contemplados en el Tratado, y en especial de la desgravación arancelaria y la eliminación de barreras no arancelarias al intercambio de mercancías, se establecieron en el acuerdo las Reglas de origen.

OBJETIVOS DE LAS REGLAS DE ORIGEN

Los mayores beneficios están reservados para aquellos bienes procedentes de las regiones del Tratado. Las Reglas de origen determinan qué bienes son originarios y excluyen los de otros países para no extender los beneficios del TLCAN por el simple hecho de transitar por el territorio de las partes.

FORMAS DE COMPROBAR EL ORIGEN

El Anexo 401 del Tratado señala las formas de calificar que los bienes son originarios de la región del TLCAN, de acuerdo con los siguientes criterios:

[a] Bienes totalmente obtenidos o producidos en la región del TLCAN. Pertenecen a este apartado los bienes obtenidos o producidos exclusivamente en México, Canadá o EUA, es decir, no tienen materiales o partes provenientes de fuera del territorio del TLCAN, por ejemplo: minerales extraídos, productos vegetales, animales vivos, pesca por barcos matriculados por cualquiera de los tres países, bienes producidos a bordo de barcos-fábrica, bienes producidos inclusive a partir de sus derivados, en cualquier etapa de la producción.

[b] Bienes producidos en la región del TLCAN exclusivamente con materiales parcialmente no originarios. Estos deben ser producidos enteramente a partir de materiales que, mediante el procedimiento denominado cambio o salto de clasificación arancelaria, no sean originarios y deban sufrir cambio de clasificación arancelaria como resultado de la producción efectuada en cualquiera de los tres países.

Lo anterior significa que los materiales no originarios se clasifican con una fracción arancelaria antes de ser modificados y, una vez transformados, se catalogan con otra fracción. Por ejemplo, una empresa en México (A) importa piel de ganado bovino no terminada (41.01) de Uruguay y la transforma en piel terminada (41.04). Posteriormente, otra empresa en México (B) compra la piel terminada para fabricar estuches para anteojos (42.03.31), señalando que en la Regla de origen del TLCAN para la partida arancelaria 41.04 puede efectuarse un cambio arancelario a la partida 41.04 de cualquier otra partida, excepto de las partidas 41.05 a 41.11. Especificando que la piel terminada se origina en México, porque cumple con el criterio de origen establecido en el Anexo 401 del Tratado, si bien podrían no contener ningún material originario, los estuches para anteojos serían considerados originarios, ya que habrían sido producidos exclusivamente de un material que sí lo es, consecuencia del cambio de clasificación arancelaria.

[c] Valor de contenido regional. Esta Regla de origen requiere que un bien tenga un contenido de valor regional mínimo, esto significa que un porcentaje del valor de ese bien tiene que provenir de alguna de las tres regiones del TLCAN. El valor de contenido regional se establece mediante dos métodos de cálculo:

  1. Método de valor de transacción. Calcula el valor de los materiales no originarios como un porcentaje del valor de transacción del bien, esto es, el precio total pagado por ese bien con algunos ajustes por empaques, principalmente. Se obtiene mediante la siguiente fórmula:

El porcentaje mínimo para que un bien cumpla con el valor de contenido regional es de 60% y la mayoría de las veces es más sencillo de aplicar con base en el cálculo del valor de la factura comercial, es decir, el precio real pagado realmente por el bien.

  1. Método de costo neto. Se recurre a este método cuando no existe un valor de transacción o que implique operaciones entre partes relacionadas. Se obtiene calculando el valor de los materiales no originarios, como un porcentaje del costo neto de un bien, menos diversos costos, tales como gastos de promoción de ventas, regalías, costos de empaque, embarque y financieros, los cuales no son admisibles. El porcentaje mínimo para que un bien cumpla con el valor de contenido regional utilizando el método de costo neto es de 50% y la fórmula para llegar a él es:

[d] Acumulación. Esta disposición permite al productor o exportador de un bien optar por incluir como parte del valor de contenido regional cualquier valor regional agregado por sus proveedores de materiales no originarios, utilizados para la producción del bien. De esta forma, la acumulación posibilita al productor reducir el valor de los materiales no originarios empleados y sí tomar en cuenta los insumos originarios de la región incorporados a los bienes. Sin embargo, existen diversas condicionantes para utilizar este método, entre ellas:

  • Los productores o exportadores tienen que utilizar el método de costo neto para calcular el valor de contenido regional.
  • Deberá el productor o exportador obtener de sus proveedores la información sobre el costo neto y el valor de contenido regional de los materiales no originarios utilizados por estos.
  • Todos los materiales no originarios utilizados deberán cumplir con el cambio de clasificación arancelaria.

[e] De minimis. Esta Regla de origen permite que un bien califique como originario siempre que los materiales no originarios que no sufran el cambio de clasificación arancelaria no representen más del 7% del valor de transacción o del costo total. Este método es principalmente aplicable a bienes del sector textil, a productos agropecuarios no comprendidos en los capítulos 1 al 27 de la Tarifa del Impuesto General de Importación y Exportación (TIGIE), cigarros y cigarrillos.

[f] Bienes fungibles. De conformidad con el artículo 415 del TLCAN, los bienes considerados fungibles son aquellos, cuyas propiedades son esencialmente idénticas y cuando son mezclados, originarios o no, resulta imposible la identificación física de los bienes que sí son originarios. En estos casos, el productor puede determinar el origen mediante los métodos de inventarios Primero en Entrar, Primero en Salir (PEPS) o Último en Entrar, Primero en Salir (UEPS) establecido en reglamentaciones internacionales.

COMENTARIOS

Las Reglas de origen, vigentes desde hace más de 24 años, están siendo reformadas en esta renegociación, marcada por la política de proteccionismo comercial del gobierno de Donald Trump, quien se ha dirigido más a la consecución de los intereses comerciales de EUA, que a promover el libre comercio entre los países. Sin duda, estos cambios afectarán a diversos sectores de la economía nacional y al intercambio comercial en nuestro país derivado del acuerdo bilateral entre México y EUA, sin la confirmación por parte de Canadá. Es necesario no perder de vista los siguientes efectos:

[a] Reglas de origen en el sector automotriz. El valor de contenido regional se incrementa del 60 al 75% para los vehículos fabricados en la región. Es decir que 40 o 45% de la producción deberá llevarse a cabo en zonas de altos salarios, las cuales pagan a los trabajadores, al menos, 16 dólares estadounidenses la hora y la producción del 55 al 60% se realizaría en países con salarios menores a 16 dólares. En el caso específico de la industria automotriz mexicana, el promedio de salario es de 3.14 pesos la hora. Según declaraciones del Secretario de Economía, esta brecha salarial se solventará en el mediano plazo, para estar en la posibilidad de participar en los porcentajes señalados. Además, este cambio a la Regla de origen podría generar consecuencias tales como:

  • Posible imposición de aranceles a los vehículos fabricados en México que se importen a EUA, al no alcanzar el nuevo porcentaje requerido y no estar en posibilidad de igualar el nivel salarial de los trabajadores de la industria automotriz nacional.
  • Disminución en la productividad y menor eficiencia en la producción.
  • Decremento en los empleos en este sector.
  • Incremento de precios al consumidor final.

[b] Salarios. Como resultado de la modificación del porcentaje del valor de contenido regional, el sector automotriz se coloca en niveles de incompetencia, ya que México no tiene las condiciones laborales para ajustar los salarios de los trabajadores de ese sector.

Considerando que entre 40 y 45% del contenido regional tendrá que ser producido en países donde se paguen al menos 16 dólares la hora, es evidente que esta situación será una limitante para las empresas establecidas en México que se dediquen a la fabricación de vehículos, y una oportunidad de incrementar la mano de obra y tener mayor utilización de proveeduría local para el gobierno de EUA.

Cabe hacer mención que no solo se obliga a las ensambladoras mexicanas a incrementar los salarios para ser competitivos, sino que esta medida también tendrá repercusiones en los demás sectores de la economía nacional.

[c] Controversias comerciales. EUA ha insistido en eliminar el capítulo 19 del TLCAN, relativo a la resolución y solución de controversias, con la finalidad imponer incrementos a cuotas arancelarias, expedir regulaciones no arancelarias de manera indiscriminada y eliminar la participación de tribunales binacionales para la resolución de estas. Prueba de ello son las imposiciones arancelarias en el acero y el aluminio procedente de México, situación que podría cambiar si Canadá se integra a los acuerdos para modernizar el TLCAN de manera trilateral, como era el objetivo inicial de los socios comerciales.

Al respecto, el gobierno mexicano aceptó la eliminación de este capítulo, postura que puede cambiar, ya que faltan las negociaciones trilaterales con Canadá.

[d] Vigencia. Esta renegociación del Tratado entre México y EUA estableció la vigencia del acuerdo comercial cada 16 años, con revisiones cada seis, por lo que quedó fuera la cláusula Sunset, que pretendía revisiones anuales.

[e] Sectores económicos sin modificación

  1. Productos agrícolas. La Regla de origen no cambia para los productos totalmente obtenidos en la región, ya que el gobierno de EUA pretendía imponer aranceles y limitar las importaciones agrícolas de México por la estacionalidad en la producción de ese país.
  2. Energía. Se conservan los términos para que las empresas puedan invertir en este sector.

[f] Adiciones al Tratado. Tomando en cuenta el desarrollo tecnológico, al acuerdo bilateral entre México y EUA se incluyeron temas para adicionarlos al Tratado:

  1. Comercio electrónico. No hay que olvidar que el Tratado entró en vigor el 1. º de enero de 1994, y que esta forma de intercambio comercial no existía entonces. En esta ocasión se consideró regularlo.
  2. Propiedad intelectual. La finalidad es la protección de las innovaciones tecnológicas de las empresas, así como evitar la producción ilegal.
  3. Servicios financieros. Se propuso regular los servicios financieros para eliminar las restricciones a las firmas financieras, para que pudieran operar desde cualquiera de los tres países firmantes.

Por último, estas medidas se traducirán en que la producción del sector automotriz desplazará a los materiales mexicanos y canadienses, violando los términos del acuerdo comercial de conformidad con lo establecido en él y que, sin lugar a dudas, afectará a los proveedores mexicanos que abastecen a este sector, que, por si fuera poco, genera un número importante de empleos.

Si bien 70% de las exportaciones mexicanas cumple con las Reglas de origen, es una realidad que esta renegociación se da en términos desfavorables para México, pues los lazos de dependencia comercial son altos. Baste considerar que el intercambio comercial se realiza en más del 80% con ese país. Esta renegociación evidencia la añeja dependencia económica que México tiene con EUA, y que el vecino del norte consolida su política proteccionista que contribuye a la eliminación del libre comercio entre los tres países.

Ernesto Cervera
Socio de Comercio Exterior
BHR Enterprise Worldwide México, S.C.
ecervera@bhrewmx.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: