Veritas Online

Tecnologías de la Información

Actualidad: Blockchian, nuevas tecnologías al servicio de la auditoría

Actualidad: Blockchian, nuevas tecnologías al servicio de la auditoría
noviembre 01
08:00 2018

Se presenta un cambio de era; los conceptos se renuevan, las herramientas cambian y la información toma un nuevo papel en las empresas. Recorrido por el concepto de blockchain y lo que representa.

El mundo ha evolucionado. Las nuevas tecnologías han afectado la forma en que desarrollamos nuestras labores, simplificando la vinculación con el entorno. En el ámbito profesional, estas cuestiones quedan en evidencia con facilidad. ¿Cuánto costaba un registro contable sin computadora? ¿Cuánto tiempo tomaba cambiar una variable en un modelo de proyección con una calculadora (cuyas teclas no siempre funcionaban)? Eso, que parece de otros tiempos, es historia reciente. Y los cambios, inexorablemente, están encaminados a transformar el cómo se llevan a cabo las auditorías. Desde hace algunos años proliferan las metodologías de auditorías sin papeles, basadas en repositorios electrónicos de datos que permiten desde almacenar la evidencia de los trabajos del auditor hasta la emisión de reportes fundados en parámetros ya establecidos. Si bien, esas herramientas facilitan la documentación del trabajo, mejoran la eficiencia del tiempo y aseguran mayor control en las tareas para garantizar el cumplimiento de las normas técnicas de auditoría, no significan más que el almacenamiento electrónico de lo reflejado en documentos físicos (que ocupaban mucho espacio y dificultaban las consultas puntuales). Cierto, la auditoría se dirige a una nueva era donde el concepto de big data podría facilitar ordenar de la información en las empresas. ¿Qué pasaría si la totalidad de las transacciones estuvieran registradas en sistemas informáticos y pudieran validarse con un clic? Las tecnologías cimentadas en inteligencia artificial y en blockchain son la posible respuesta a ese desafío.

¿PARA QUÉ SIRVE?

Blockchain, traducido al español como cadena de datos, es una tecnología que posibilita la transferencia de datos digitales de manera segura, con una codificación sofisticada. Se difundió masivamente como la tecnología central detrás del bitcoin, la criptomoneda de moda. Sin embargo, su utilidad va más allá de la minería de datos para crear monedas virtuales de dudosa utilidad real. El atractivo de esta tecnología radica en el uso de la red de igual a igual o peer-to-peer, la cual permite a partes que no se conocen hacer transacciones sin el intermediario confiable tradicional, como un banco o una red de procesamiento de pagos.

Al eliminar al intermediario y aprovechar el poder de las redes peerto- peer, blockchain favorece la reduccción de los costos de transacción y el tiempo de liquidación de las operaciones.

Esta tecnología ha evolucionado y las empresas están invirtiendo en ella, pensando en posibles aplicaciones para transformar las prácticas tradicionales y los modelos comerciales convencionales. En ese sentido, la profesión contable, en general, y las técnicas de la auditoría, en particular, se encuentran ante el enorme reto de adaptarse y aprovechar las ventajas del blockchain para renovar procedimientos y eficientizar tareas.

¿UTOPÍA O REALIDAD?

La tecnología de blockchain tiene el potencial de afectar todos los procesos de mantenimiento de registros, incluidos la forma en que se inician, procesan, autorizan, registran e informan los movimientos. La tendencia se orienta a un cambio en los modelos de procesamiento que apunta a que las actividades back-office, como la elaboración de informes financieros y la liquidación de impuestos, podrán automatizarse de manera casi total. Si así sucediera, la tecnología tendría un papel fundamental, pues aseguraría la validación de los sistemas de procesamiento mencionados. Los auditores independientes solo tendrían que aprender el funcionamiento de esa tecnología para analizar y verificar la forma en cómo implementarla con sus clientes.

Big data, término utilizado para describir la sistematización del gran volumen de datos que procesan las organizaciones.

Hace algunos años, cuando imaginábamos cómo la tecnología cambiaría nuestras vidas, seguro no pensamos en cómo está sucediendo. Por eso, no deben descartarse posibles escenarios sobre la manera en que las nuevas modalidades podrían impactar el trabajo de contadores públicos y auditores. Podría darse el caso, en un futuro, de que todas las empresas contaran con sistemas de interconexión peer-to-peer, y que blockchain permitiera la validación de las transacciones, por ejemplo, entre una compañía y sus clientes y proveedores. A su vez, estos se conectarían con sus propios clientes y proveedores a través de los nodos, y así sucesivamente, ya no en un país, sino en todo el mundo. Incluso, a nivel local, podría existir un nexo con algún validador central como la autoridad fiscal, el consejo o el colegio profesional.

De este modo, la nueva tecnología podría tener aplicaciones positivas para el sistema tributario, facilitando las labores de la agencia tributaria y contribuyendo a reducir la evasión.

El funcionamiento de blockchain como articulador de las transacciones internas y externas de una empresa podría resumirse como en el cuadro 1, donde se ejemplifica la forma en que lo dicho podría funcionar en una empresa típica que realiza operaciones de compraventa y procesa su propia información. Si existen lenguajes de programación que deben ajustarse para considerar el efecto de ciertas normas o estándares (como las Normas Internacionales de Información Financiera, NIIF o IFRS, por sus siglas en inglés), ¿por qué no podrían los sistemas ser compatibles con blockchain? Si así fuera, la naturaleza del trabajo del auditor se vería alterada.

Los registros manuales, incluso, no serían un obstáculo en la medida en que se contabilizaran, pues quedarían grabadas en los libros contables y blockchain favorecería la trazabilidad correspondiente. Por supuesto, lo antes expuesto no significa que el auditor no deba revisar documentos, registros o efectuar pruebas sustantivas y de control. De hecho, una limitación para el auditor, aún con tecnologías modernas, sería asegurar la integridad de la información. Todos los registros que crucen por los nodos del blockchain estarían validados, pero, ¿y si hubiera operaciones que nunca pasaran por sistemas contables? El auditor debería poner especial atención en este aspecto.

DESAFÍO PARA LA PROFESIÓN CONTABLE

Tanto el papel como las habilidades y el expertise de los contadores públicos cambiarán a medida que aparezcan nuevas técnicas y procedimientos basados en blockchain. Por ejemplo, los métodos para obtener evidencia de auditoría suficiente y apropiada como lo requieren las Normas Internacionales de Auditoría (NIAS), deberán considerar, tanto los libros mayores y asientos contables tradicionales como los que surjan. Adicionalmente existe la posibilidad de facilitar la estandarización y transparencia en el procesamiento de la contabilidad, lo cual podría permitir una extracción y análisis de datos más eficiente por parte del auditor.

De cualquier forma, ¿la tecnología podría reemplazar el juicio profesional y el quehacer del auditor? Si bien la verificación de una transacción es un elemento básico en una auditoría de estados financieros, este es solo uno de los aspectos importantes. La aceptación de una transacción en una cadena de bloques confiable (es decir, los nodos en los que se basa blockchain) puede constituir suficiente evidencia para aseveraciones de estados financieros, como la ocurrencia de una transacción (por ejemplo, que un activo como el bitcoin, registrado en blockchain, se haya transferido de un vendedor a un comprador). Sin embargo, el auditor es o no capaz de determinar el producto entregado, evaluando información sobre la cadena de bloques de bitcoin, o puede utilizar su juicio profesional de modo que la evidencia aportada no sea suficiente para emitir una opinión al respecto.

Es un hecho que registrar una transacción en blockchain puede proporcionar o no evidencia de auditoría relacionada con la naturaleza de un movimiento.

Una transacción registrada y validada por blockchain puede ser verificada automáticamente, pero también puede tener limitaciones o particularidades que afecten la posibilidad del auditor de expedirse para otorgar el visto bueno. Entre otras, que la transacción sea:

  • No autorizada, fraudulenta o ilegal.
  • Ejecutada entre partes relacionadas.
  • Clasificada incorrectamente en los estados financieros.

Si bien el proceso de auditoría podría ser más fluido y ágil a partir del uso del blockchain, los auditores tendrían que utilizar su juicio profesional para analizar las estimaciones contables y la razonabilidad de las transacciones y estados financieros. Asimismo, y sobre todo en una primera etapa, donde los ambientes todavía no se hubiesen automatizado, tendrían que evaluar y probar los controles internos sobre la integridad de los datos de todas las fuentes de información financiera.

LIMITACIONES

Además de mantener el escepticismo profesional, hay otras interrogantes sobre el uso de esta tecnología en la auditoría. No hay que olvidar el principal riesgo que el auditor afronta: que existan afirmaciones erróneas en los estados financieros que está auditando. Por eso, incluso para las transacciones automatizadas, deberá considerarse el riesgo de que la información pueda ser inexacta debido a errores o fraude, tal como se indica en la NIA 240. Ello presentará nuevos desafíos porque blockchain no sería controlado por la entidad que se audite, por lo que el auditor deberá extraer los datos de la cadena de bloques y determinar si son confiables, teniendo en cuenta controles generales de tecnología de la información relacionados con el entorno.

VENTAJAS

A medida que una mayor cantidad de empresas, entidades y procesos migren a soluciones blockchain, acceder a la información probablemente será más eficiente. Si una clase significativa de transacciones para una industria se registra en una cadena de datos, podría ser factible que un auditor aplique un software específico para auditar a las organizaciones que utilicen ese sistema. De ese modo, se eliminarían numerosas actividades manuales de extracción de datos, costosas y complejas. Asimismo, la velocidad de procesamiento podría ayudar a disminuir el desfase entre la transacción y la verificación. Por otro lado, ya no sería complejo revisar 100% de las operaciones y el tamaño de la muestra podría volverse irrelevante. Además, al reducir tiempos, podría aumentarse la eficiencia y efectividad de informes financieros y de auditoría, y podría dar paso a que la administración y los auditores se enfoquen en las transacciones riesgosas y complejas, dejando que las verificaciones rutinarias se desarrollen en tiempo real.

CONCLUSIONES

La tecnología basada en blockchain tiene nuevos desafíos y oportunidades para la auditoría y los trabajos profesionales de aseguramiento. Si bien los servicios tradicionales de auditoría serán relevantes para que terceros puedan depositar confianza en los estados financieros de las organizaciones, la innovación podría alterar las formas y habilidades necesarias para desarrollar la profesión contable. Por eso, un reto clave para los auditores es capacitarse, centrarse en el uso de la tecnología para adquirir los conocimientos que les permitan ofrecer servicios acorde con la demanda de la sociedad y la evolución de las herramientas informáticas de nuestros días. Cierto, la cadena de datos es un nuevo paradigma de verificación de información que ha llegado para quedarse. No obstante, debe ser claro que el uso del juicio profesional seguirá siendo fundamental y, por tal motivo, las habilidades del auditor deberán seguir fortaleciéndose.

Dr. Julian Laski
Socio representante de la firma PKF Audisur, Argentina
julian@laski.com.ar

Facebook Comments

Related Articles

A %d blogueros les gusta esto: