Veritas Online

Entrevista

Óscar Márquez Cristerna, Presidente de la Academia de Estudios Fiscales. Vocación por la investigación

Óscar Márquez Cristerna, Presidente de la Academia de Estudios Fiscales. Vocación por la investigación
diciembre 01
08:00 2016

El C.P.C. y Lic. Óscar Márquez Cristerna, Presidente de esta institución, nos comparte el origen y posicionamiento frente al entorno académico y tributario actual, así como la labor en la difusión de la cultura fiscal.

La Academia de Estudios Fiscales (AEF) de la Contaduría Pública nació de la iniciativa de algunos miembros del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) en 1969 con el objetivo de que la formación del contador como experto en impuestos se integrara en un foro especializado y, de esa manera, también se les distinguiera por dedicarse fundamentalmente a la materia fiscal.

“Nuestro primer Presidente, José Manuel Pintado, fue el principal precursor de esta integración”, dice el Contador Márquez Cristerna, quien menciona a Enrique Calvo, Francisco Chevez, Genaro Nieto, Alberto Parás, Fernando Ruiz, Jorge Sainz y Nicolás Urquiza como algunos de los más renombrados miembros de esta organización, mismos que incluso fundaron firmas cuya relevancia actual permanece. “Eventualmente se convino la entrada de profesionistas de otros gremios y ramas, muchos de ellos abogados, que están plenamente involucrados en el ámbito fiscal. Otra profesión que eventualmente habrá de estar representada es la de los economistas”, abunda.

La AEF tiene como razón de ser, además de reunir a los especialistas para la investigación en materia exclusivamente tributaria, promover el estudio y el análisis en este campo, así como divulgar la materia fiscal. “Esta institución no representa a gremio alguno ni busca ofrecer capacitación, sino ser un foro de investigación, análisis y propuesta. Es decir, el estudio por sí mismo es su fin”, comenta.

Por ello, actualmente la Academia busca reunir a un grupo selecto de fiscalistas distinguidos con vocación  probada por la investigación. De tal forma que el proceso de admisión requiere la presentación de un trabajo especializado que siga cuidadosamente un método, sea crítico y ofrezca conclusiones y propuestas. “Al ser tan riguroso este proceso, nunca hemos tenido más de 40 miembros activos. Esto genera que el nivel de discusión y estudio sea de lo mejor”, sentencia el Contador Márquez Cristerna.

La pertenencia a la AEF está abierta para todos los fiscalistas, independientemente del sector en que se desarrollen profesionalmente. A pesar de ello, los funcionarios no suelen formar parte, aunque su contribución siempre sería enriquecedora para la institución, en tanto sea con imparcialidad y de manera objetiva.

En cuanto al sector privado, rara vez ingresan, puesto que su actividad y el medio en el que se desenvuelven no los vincula con la investigación de la materia. Por lo tanto, la Academia tiene mayor presencia del sector independiente por razones prácticas, aunque estatutariamente está abierta a la participación de otros.

INVESTIGACIÓN Y PUBLICACIÓN

Explica que una de las obligaciones estatutarias de los académicos es entregar cada bienio un trabajo de las mismas características del presentado para la admisión. Dicho ensayo sigue un proceso formal de preparación y eventualmente se somete a discusión y aprobación en el pleno de la Academia. En las sesiones mensuales se discute un trabajo específico que es analizado por los miembros anticipadamente, donde se nombran uno o dos relatores con el fin de enriquecer, diferir o abundar en el tema. . En su caso, el trabajo presentado puede ser publicado y así difundido entre el público interesado en la materia.

“Además, en el seno de la Academia se discuten temas de actualidad en el ámbito tributario y se planea el evento anual, a través del cual la institución presenta a la sociedad algunos de los temas que han sido objeto de estudio al interior de la asociación”, expresa.

LA EVOLUCIÓN

Hace 14 años que el Contador Márquez Cristerna se integró a esta academia. A lo largo de este tiempo considera que la actividad de la AEF ha sido constante. “El rigor de la actividad académica busca ser el mismo que en su origen”, dice el especialista.

Entre los cambios notorios que se han suscitado al interior de la AEF desde su fundación, son la importancia que ha cobrado la materia fiscal internacional, así como la creciente participación de abogados en el ámbito tributario, tanto con un enfoque de litigantes como de consultores, menciona.

Por otra parte, en la actualidad, una vez al año la Academia realiza un retiro técnico de sus miembros con el fin de discutir una agenda de temas selectos y favorecer la integración entre los académicos.

LAS NUEVAS GENERACIONES

El gusto por el estudio y el conocimiento es cada vez menor en las nuevas generaciones; por eso no es común que los profesionistas estén dispuestos a elaborar un trabajo con un alto nivel de investigación para ingresar a una institución cuyo único propósito es el estudio y la discusión de la materia. Esto, en sí mismo, constituye una limitante.

“El gusto por el estudio per se ha disminuido en los universitarios, en términos generales, lo cual está reemplazándose por objetivos más precisos a mediano y corto plazo, que desafortunadamente en ocasiones se oponen a los ideales, el estudio, al respeto y cariño por el conocimiento, la profesión y la práctica fiscal. Por este motivo, no es común identificar a jóvenes interesados en trascender a través del conocimiento, el estudio, la enseñanza e interesados en compartir su talento; estos serían los candidatos ideales para incorporarse a la Academia.”

Con vista a estos cambios generacionales, señala que la AEF debe fortalecer el rigor académico, volver cada momento a su origen con una labor totalmente ajena a la representación de firmas, empresas y gremios, y dedicarse meramente a la investigación. Actualmente cuentan con dos nuevos académicos y tres más en proceso de admisión. “Esto permite vislumbrar que aún hay gente que sigue interesada y tiene gusto por esta actividad”, expresa.

DIFUSIÓN Y DIVULGACIÓN

En la misión de esta institución está emitir un pronunciamiento cada dos años, periodo que corresponde a la gestión de cada mesa directiva. Se trata de un posicionamiento de opinión respecto de cierto tema, el cual es editado y publicado.

El último pronunciamiento de la AEF fue un análisis muy meticuloso sobre el reporte BEPS (Base Erosion and Profit Shifting) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que se denominó Erosión de la Base y Transferencia de Utilidades: Descripción y Reflexiones. Esta obra es, hasta la fecha, la primera publicación doctrinaria en Iberoamérica dedicada al estudio de este tema, traduciéndose en un referente sobre el mismo. “Además del pronunciamiento que se hará en esta gestión, el cual se liberará el próximo año, decidimos publicar un segundo tomo sobre BEPS, donde se hará una crítica y reflexión sobre el reporte final y sus consecuencias. Esto nos enorgullece, pues proyecta la actividad académica fiscal en Iberoamérica, a la vez que cumple el cometido de la AEF en la divulgación”, indica el Contador Márquez Cristerna. Estas publicaciones, conjuntamente con los ensayos que cada uno de los académicos suscribe periódicamente y que se publican por la institución, son algunas de las contribuciones de la AEF al público interesado en el estudio de la fiscalidad. Además, en este año se renovó la página web (aef.org.mx) para difundir sus actividades. Al respecto, dice: “Queremos compartir con el público en general, sobre todo con los contadores y la sociedad de negocios, la labor que realiza esta organización, así como posibles opiniones sobre temas de actualidad como podría ser cierta reforma fiscal, resoluciones judiciales y demás, al tiempo que se mantenga nuestra razón de ser”.

VISIÓN DE LA PROFESIÓN

En cuanto a la inclusión de otras profesiones en la Contaduría Pública, tanto a nivel colegiado como en los planes de estudio universitarios, el Contador Márquez Cristerna considera que “nuestra profesión, como toda área de estudio, se ha vuelto más compleja y especializada. Remontémonos a lo que fueron los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados y a las Normas de Información Financiera, ahora que están vigentes; así como las Normas Internacionales de Información Financiera. Es notable la manera en que se ha profundizado en cada uno de estos aspectos y si se incluyen más materias o áreas ajenas a la contaduría propiamente dicha, creo que sería inconveniente; vale la pena mantener nuestros orígenes”, asevera.

Menciona que tras concluir la formación propiamente contable se puede incursionar en otras disciplinas o especialidades como la administración, economía, finanzas o derecho. “La contaduría es una profesión bellísima, muy completa y que además tendrá una vigencia indefinida; es indispensable en la comprensión y manejo de los negocios”.

NUESTRO ENTORNO

En referencia a los pronunciamientos de gestiones pasadas, comenta que se ha abordado la reforma fiscal integral. La AEF, como integrante del Grupo de los Seis, al cual también pertenecen el IMCP y el Colegio de Contadores Públicos de México, ha emitido propuestas específicas al respecto.

En los últimos años, ante el Acuerdo para la Certidumbre Tributaria, la participación en el tema ha sido menor. A pesar de ello, el Contador Márquez considera que cualquier régimen fiscal debe ser dinámico y adecuarse a las circunstancias, por lo cual el marco tributario siempre será perfectible. Entre los temas que ameritan análisis de los legisladores y los estudiosos sería la conveniencia de mantener la tasa del Impuesto Sobre la Renta en 35%, así como el Impuesto sobre Dividendos (10%) y el volumen de información que requieren las disposiciones, situaciones que podrían crear un ambiente fiscal menos competitivo.

“El principal reto del sistema tributario actual es de administración pública y tributaria, pues la exigencia hacia los contribuyentes formales es mucho mayor respecto de aquellos que incurren en malas prácticas que cada vez son más generalizadas, entre otras: venta de facturas, servicios de tercerización fraudulentos y prestadores de servicios sin sustento, contrabando e informalidad”. Agrega que en cuanto a las propuestas para generalizar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en alimentos y medicamentos, al interior de la AEF se presentan opiniones divididas. Una parte de los académicos apoya la iniciativa y otros más tienen dudas con su aplicación práctica. “Podría tener un efecto económico negativo en los sectores más deprimidos en cuanto a su poder adquisitivo, no así en los más prósperos. Por lo tanto, se presentará una consecuencia social adversa. Por otra parte, está la administración: sin una adecuada fiscalización del IVA generalizado se favorecerá una mayor economía informal y evasión fiscal. Como concepto es provechoso, pero no creo que estemos preparados como sociedad y como administración pública para llevarlo a cabo”, enuncia.

Menciona que sería deseable que la administración tributaria siguiera principios semejantes a los de la AEF, cuyo lema es Por la Justicia y la razón. “La justicia y razonabilidad que deseamos en la citada administración se vinculan con los derechos humanos, las garantías constitucionales (legalidad, equidad y proporcionalidad) que deben estar presentes en la aplicación de la ley. Consideramos que cualquier reforma tendría que ir en el sentido de alinear la actuación de contribuyentes, autoridades y tribunales y, a partir de ahí, estudiar si se requieren ajustes a los ordenamientos”.

El Presidente de la AEF expresa que esta institución tiene una estrecha relación con la contaduría pública organizada: “Queremos mantener esa comunicación y afinidad con el IMCP y, en especial con el Colegio para intercambiar puntos de vista y participar conjuntamente. Aunque tenemos un carácter autónomo, hay mayor afinidad con el sector contable, donde habremos de compartir conocimientos y experiencia”.

TRAYECTORIA

  • Presidente del Comité Directivo de la Academia de Estudios Fiscales de la Contaduría Pública 2015-2017.
  • Socio en Calvo Nicolau y Márquez Cristerna, S.C.
  • Integrante del Colegio de Contadores Públicos de México.
  • Contador Público por la Universidad Iberoamericana y Lic. en Derecho por la Universidad del Valle de México con Especialidad en Consultoría y Asesoría Fiscal, Planeación Fiscal Corporativa y Patrimonial, Impuestos Internacionales y Precios de Transferencia.
  • Certificado en Impuestos Internacionales por el International Bureau of Fiscal Documentation en Ámsterdam y Diplomado en
    Impuestos Internacionales en el Programa ITAM-Harvard.
  • Expresidente de la Comisión de Investigación Fiscal del Colegio, Exconsejero Editorial de Negocios en el periódico Reforma, miembro del Consejo Consultivo de IPADE AD-2 y exmiembro del Consejo Directivo de México Unido Contra la Delincuencia, A.C.

C.P. y P.C.FI. César Catalán Sánchez
Socio de Impuestos Internacionales KPMG, Integrante de la Comisión Fiscal Internacional del Colegio e Integrante del Consejo Editorial de la revista Veritas
cesarcatalan@kpmg.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

1 Comment

  1. Armando Gallardo Rodriguez
    Armando Gallardo Rodriguez diciembre 31, 17:09

    Excelente labor

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: