Veritas Online

Desarrollo y Capacitación

2.º Foro de Ética

2.º Foro de Ética
agosto 27
2020

La segunda edición del Foro de Ética contó con la participación de especialistas en temas de ética y responsabilidad social enfocados al sector empresarial, quienes compartieron diversos aspectos en la materia, con el fin de reforzar los procesos internos de las empresas.

La labor de la profesión contable influye directamente en la toma de decisiones empresariales, permitiendo reflejar la realidad de las operaciones realizadas, convirtiéndose así en una herramienta que mide de manera directa la gestión de la organización, es aquí donde la ética juega un rol fundamental para la credibilidad del trabajo del contador; por ello, y con el objetivo de actualizar al gremio sobre la materia, la comisión de Ética y Responsabilidad Profesional del Colegio celebró el 26 de agosto, su 2.º Foro de Ética, bajo la coordinación y moderación de María de Lourdes Nabor Cadena y Rodrigo A. Ramírez Venegas, integrantes de la comisión mencionada.

Como parte del protocolo de bienvenida, el presidente del Colegio, Juan Carlos Bojorges Pérez agradeció la participación de los asistentes; reiteró que este foro está dedicado a ser un espacio de análisis y reflexión, ya que la ética está presente en gran parte de nuestro desarrollo personal y profesional. Por otro lado, la presidenta del IMCP, Diamantina Perales Flores, expresó sentirse muy contenta de formar parte de este magno evento; destacó que son temas necesarios, no sólo para garantizar un buen servicio de la profesión, sino también para conocer la normatividad y la ética que los rige.

Para comenzar con la tarde de ponencias Eduardo García Fuentes, presidente del Comité Nacional de Ética Profesional del IMCP, habló sobre las modificaciones implementadas en la 12ª edición del Código de Ética Profesional, que atienden a las tendencias y necesidades que enfrenta la profesión contable, tanto a escala nacional como internacional.

García Fuentes comentó que se mejoró el marco conceptual y la estructura, donde se clasificaron diversos requerimientos y material explicativo; también se reforzaron las disposiciones de independencia y se ampliaron las guías sobre las amenazas y el alcance a otros socios clave.

En tanto al incumplimiento de leyes y regulaciones, se establecieron requerimientos de documentación de las evaluaciones efectuadas; además, se incorporaron las normas de independencia en las partes 4A y 4B del código.

Para finalizar su presentación, García Fuentes presentó seis propuestas de reformas al Código Internacional, elaborado por el Consejo de Estándares Internacionales de Ética para Contadores (IESBA, por sus siglas en inglés), y que, de ser aplicadas se tendrá que actualizar una vez más Código de Ética Profesional.

Por otro lado, Nelson Aguilar Díaz, presidente del Comité Técnico Nacional de Ética, Cumplimiento y Responsabilidad Social del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), versó sobre el desempeño basado en principios éticos. Dentro de las empresas, se deben identificar dos grandes actividades, que son lo ético y lo legal, la primera está enfocada en diferenciar lo correcto de lo incorrecto y la segunda, si se tiene derecho de hacer o no hacer las cosas.

Mediante una analogía, Aguilar Díaz comentó que una empresa está formada por bloques de “jenga”, y esta torre tendrá que ser construida sobre valores éticos, de no ser así algunos de esos bloques pueden estar involucrados en sobornos, corrupción o fraude, y si se quita una de esas piezas la torre penderá su equilibrio y se derrumbará; por ello, los directivos empresariales tienen la obligación de incentivar a sus trabajadores y clientes, a sustentar esa torre sobre la ética.

En su ponencia, detalló el contenido que debe tener un programa de ética empresarial, comenzando con los 1) objetivos; 2) mensaje clave para empleado y supervisores; 3) elementos básicos como: un código de conducta y ética empresarial, un comité de ética, un programa de integridad y mecanismos de reporte; y por último 4) una campaña de sensibilización.

Continuando con el programa, tocó el turno de Walter Zehle Herrera, presidente de Cluster RSC Caux Round Table CRT, quien abordó el tema de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), definiendo a esta como la obligación de una organización ante los impactos que sus actividades y decisiones ocasionan en la sociedad y el medio ambiente. Mencionó que las RSE se conforma por varias acciones, como lo son: la filantropía, el cumplimiento de la ley, el cuidado de la imagen, la evaluación de riesgos y oportunidades, la estrategia de negocios y la integración en los procesos (productos y/o servicios).

En este sentido, Zehle Herrera compartió algunas características para lograr el éxito de una empresa socialmente responsable:

  1. Alineación de la misión y la visión de la empresa al beneficio que tendrá en la comunidad.
  2. Dotar a los ejecutivos de la organización de las habilidades de liderazgo por valores, responsabilidad y sostenibilidad.
  3. Contar con una estrategia de negocio competitiva, equilibrada y alineada a la RSE.
  4. Satisfacer y cuidar al cliente.
  5. Invertir en la calidad de vida del personal.
  6. Buscar el beneficio y desarrollo de la organización en conjunto con sus grupos de interés.
  7. Ser respetuoso con el medio ambiente y promover su conservación.
  8. Reinvertir en el negocio.

El Foro cerró sus actividades con el análisis del tema Prevención de conflicto de intereses, desarrollado por Judith Galván Rodríguez, socia en KPMG Cárdenas Dosal. En términos simples, el conflicto de interés se manifiesta cuando la correcta actuación de alguna persona se ve afectada o influenciada por un interés familiar, personal, profesional o laboral.

En su intervención, explicó el perfil de un defraudador, a través del llamado triángulo del fraude, el cual considera 3 causas del fraude: las presiones o los incentivos económicos, la racionalización o justificación de llevar a cabo esas actividades, y las oportunidades.

De acuerdo a una encuesta, realizada en 2013, por KPMG internacional, se analizaron los aspectos o actitudes del perfil de los defraudadores, así como los motivos emocionales o de racionalización que los orilla a efectuar estos actos indebidos dentro de sus empresas. Entre los posibles motivos de fraude, sobresalieron los relacionados con la codicia, ganancia financiera y dificultades financieras.

Para cerrar su participación, Galván Rodríguez exhortó a los presentes a llevar una vida con base en los principios éticos, pues estos generaran un mejor desarrollo laboral y personal.

Carolina Mendoza Hernández 
Asesora editorial
chernandez@colegiocpmexico.org.mx

Related Articles

Búsqueda